Cubrepezones

Los cubrepezones son un complemento erótico de lencería ideal para dar un toque de sofisticación a tus veladas eróticas. Existen de muchos colores y formas para que sea sencillo combinarlos con el modelito que llevas puesto. Las pezoneras aportan una manera de sugerir sin tener que mostrar lo que se esconde debajo.

Mostrando 1 - 38 de 38 productos
Mostrando 1 - 38 de 38 productos

¿Qué son los cubrepezones eróticos?

Como complemento erótico los cubrepezones (en inglés "pasties") siempre han sido unos accesorios realmente curiosos. Por sus particularidades (diseño, materiales de fabricación, formas de colocación…) se encuentran en un terreno intermedio entre la bisutería y la lencería erótica. Pero a pesar de que su clasificación pueda generar multitud de opiniones hay una cosa que queda clara y es que, los mires por donde los mires, estos accesorios son ese tipo de objeto que acaparan todas las miradas. Un complemento sencillo en esencia pero que rebosa erotismo por la complejidad de las fantasías eróticas que evocan con el simple hecho de contemplarlos

Pezoneras y cubrepezones: Un accesorio erótico que cautiva

¿Sabías que los cubrepezones tienen ya casi un siglo de antigüedad? Como complemento de vestuario estas excitantes piezas se inventaron allá por la década de los años 20 en las que triunfaban los espectáculos de burlesque. Las mujeres necesitaban un accesorio con el que salir al escenario cubriendo sus pezones de una manera que resultara sensual y erótica y las pezoneras se presentaban como una solución perfecta para lo que estaban buscando.

No tardaron en convertirse en ese accesorio erótico cautivador que sigue siendo en la actualidad y que expresa tan bien cuestiones como la feminidad, la seducción, el erotismo o la insinuación. Y es que el pezón es una parte de la anatomía femenina que desde siempre ha resultado especialmente atractiva y los cubrepezones están ahí para que puedas aprovecharte de todo ese potencial.

¿Cómo se colocan los cubrepezones?

Como bien indica su nombre, los cubrepezones o pezoneras están destinados a cubrir el pezón y en algunas ocasiones la totalidad de la areola o una parte de ésta. Hay cubrepezones de diferentes dimensiones y con diversos sistemas de sujeción al pecho, aunque el más extendido, higiénico y seguro es el de las cintas autoadhesivas.

Por lo general, este tipo de pegamento dermatológicamente testado es el mismo que se utiliza en los hospitales con fines médicos. La gran ventaja de este sistema es que, aparte de que no resulta en absoluto dañino para la piel y lo puedes pegar y despegar cómodamente del pecho, te permite reutilizar tus pezoneras en más de una ocasión, al tratarse de un adhesivo muy resistente.

Hay pezoneras de un solo uso, pero lo más habitual es que puedas lavarlas y reutilizaras un número limitado de veces considerablemente amplio, en función siempre de la calidad del adhesivo y del material de fabricación del accesorio. En este sentido, lo más frecuente es que se fabriquen en silicona, por ser un material muy resistente y muy fácil de colocar, y que luego se decoren más o menos profusamente dependiendo de lo que cada una esté buscando. Flecos, brillantes, lentejuelas… Si algo tienen estos cubrepezones es que admiten infinidad de combinaciones y todas ellas resultan extremadamente sexys.