Kits BDSM

Kits BDSM: Se trata de una selección de los kits de bondage y fetish más solicitados del mercado ídoneos para tus juegos de dominación. Una manera de incluir la zona más dura de la sexualidad en tus relaciones íntimas de una manera compacta. Ya no necesitas comprar los productos fetish y bondage porque en este pack BDSM lo tendrás todo. Experimenta los juegos de dominación a su máxima potencia con tu pareja y haz tus fantasías realidad de una vez por todas.

Categorías

Más vendidos en Kits BDSM

Más productos

¿Qué es un kit BDSM?

La manera más sencilla de iniciarte en el juego BDSM sin dejarte nada en el tintero es hacerte con un kit de bondage. En estos sets de accesorios eróticos encuentras todo lo necesario para este tipo de prácticas, con la ventaja de que siempre lo tienes todo a mano.

El contenido de un kit de bondage está escogido para que dispongas de todas las herramientas necesarias para garantizar la inmovilidad de tu pareja durante las prácticas sexuales. Entre los elementos esenciales en estos packs están las esposas de muñecas o tobillos, las cuerdas o cadenas y otros accesorios útiles para realizar ataduras.

El kit BDSM también incluye otros accesorios para el juego activo: látigos, azotadores o plumas de caricias. Por último están todos aquellos complementos que sirven para limitar otras capacidades de la persona sometida, como las mordazas o los antifaces.

En conjunto, todos estos artículos son perfectos para reforzar dos posiciones clave en este tipo de prácticas sexuales: la figura del sometido y la figura del dominador. Las diferentes opciones de uso que proporcionan estos juguetes sirven para que quede bien claro quién lleva la voz cantante y quién tiene que acatar las órdenes del otro.

Pero los kits de bondage sirven para mucho más. Incluso si no te apetece llegar a prácticas tan extremas, le sacarás mucho partido a las diferentes propuestas de estimulación que se te presentan con estos juguetes.

¿Cómo usar un kit BDSM?

Aunque ya tengas práctica en el uso de accesorios de BDSM, no empieces a usar tu kit de bondage sin haber leído antes las instrucciones. Es posible que te encuentres con algunas particularidades del set escogido o con tips de utilización que te resulte verdaderamente útiles para disfrutar de todas las opciones de tus accesorios.

En el caso de que incluya esposas, correas con hebillas y otro tipo de restricciones, asegúrate de abrirlas y cerrarlas todas antes para comprobar que funcionan correctamente. Te ahorrarás sorpresas desagradables en el futuro.

Y ahora sí, ¿estás preparado para pasar a la acción? Aquí te mostramos algunas de las pautas esenciales para que los juegos con tu kit de BDSM sean todo un éxito.

  • Escoger a la pareja ideal.

    Antes de programar una sesión de BDSM con tu kit de bondage, es fundamental que lo hables con tu pareja. Cada persona es un mundo y tiene unos límites muy personales que debes conocer con todo lujo de detalles. Piensa que este tipo de prácticas pueden llegar a ser realmente intensas y que todo tiene que transcurrir con total seguridad.

    Se recomienda hacer uso de los accesorios del set de bondage solo con aquellas parejas de juego con las que te sientas realmente cómodo y en las que deposites tu plena confianza. El bondage es una disciplina erótica que requiere de mucha compenetración, no el típico juego sexual para una pareja esporádica o de una noche.

    Y, por supuesto, no olvides que la persona sometida depende absolutamente de ti. Este es un aspecto muy a tener en cuenta para que, pase lo que pase, su seguridad siempre esté garantizada. Para ello se utilizan los gestos o palabras de seguridad.

    Si no vais a hacer uso de una mordaza, podéis emplear una palabra que esté fuera de contexto para que no quede duda de que lo que te pide la persona sometida es que pares de verdad. Y si empleáis mordaza, lo más recomendable es recurrir a un gesto clave.

  • En el momento de empezar con las ataduras...

    Estudia el tipo de materiales con los que vas a trabajar, su textura, su dureza y su resistencia. Con esto tendrás una idea mucho más nítida del tipo de juegos que puedes llevar a cabo con según qué ataduras.

    Avanza lentamente y prestando atención a cada nudo para evitar pellizcos y tirones. Una vez que ya tengas acabadas tus ataduras bondage, no pierdas de vista los dedos de los pies y de las manos. Una presión demasiado fuerte hará que estas partes del cuerpo cambien de color. Es posible que se vuelvan blanquecinas o azuladas, síntoma inequívoco de que debes liberar las ataduras cuando antes para evitarle daños a tu pareja.

    Sobre posiciones, no hay nada escrito. La persona sumisa puede estar de pie, recostada, tumbada, de rodillas? ¡Se admiten todo tipo de propuestas! No obstante, es algo que deberías pactar con tu pareja de antemano para no restarle intensidad al momento decidiendo cuál es la posición que os resulta más sexy.

  • Introduce nuevos elementos.

    Lo divertido de los kits de bondage es que siempre hay un poco de todo. Aparte de las ataduras, que son la parte más básica de este tipo de juegos, te vas a encontrar con accesorios muy originales que enriquecerán esta experiencia erótica.

    En la mayoría de las ocasiones son accesorios que se complementan entre sí, así que, buenas noticias: ¡casi seguro que vas a poder usarlos todos al mismo tiempo!

    Organízate bien para ir incrementando la intensidad de los juegos a medida que avanza la velada. Y siempre que introduzcas alguna propuesta nueva en tus juegos, no olvides prestar especial atención a las reacciones de tu pareja. Es precisamente en estos momentos cuando tal vez necesite parar el juego para adaptarse a la nueva situación.

  • Atento a los posibles riesgos.

    Los juegos con kits de BDSM entrañan ciertos riesgos, pero nada que no puedas evitar siendo un poco precavido. Entre las precauciones más importante están:

    • No dejar las ataduras puestas por un tiempo superior a los 30 minutos, ya que pueden provocar problemas circulatorios.
    • Estar siempre atentos a la palabra o el gesto de seguridad de la persona sometida.
    • Retirar las ataduras inmediatamente si hay sensación de rigidez extrema o cosquilleo en las extremidades.
    • Tener en cuenta el agotamiento físico que provoca el estar atado para evitar sobrecargas en músculos y articulaciones.

¿Qué tipos de kit BDSM hay?

En el ámbito de los kits de BDSM ha propuestas para todo tipo de usuarios. Estos sets eróticos se caracterizan por tener configuraciones muy variadas con las que los fabricantes buscan adaptarse a las necesidades y preferencias de todas las parejas.

Puedes encontrar desde los kits más básicos con apenas tres o cuatro accesorios, hasta cajitas de bondage que son un verdadero despliegue de recursos y de originalidad. Por supuesto, estos son aspectos que también influirán de manera significativa en el precio final del set erótico.

Aquí tienes un repaso bastante detallado acerca de cuáles son los diferentes tipos de sets de bondage más vendidos y qué tipo de accesorios te puedes encontrar en cada uno de ellos. Te resultará de gran utilidad a la hora de tomar una decisión de compra.

Kit de bondage por niveles

En algún punto tenías que empezar la experimentación con el bondage y ese punto es el primer escalón. Ya tendrás la opción de ir ascendiendo peldaños poco a poco a medida que vayas practicando con el contenido de los kits de bondage más básicos.

¿Qué incluye un kit básico de BDSM? Unas ataduras (esposas o cuerdas) para las muñecas o los tobillos, un antifaz y algún tipo de elemento de sometimiento, como un látigo o un azotador.

Cuando la cosa se pone un poco más seria, también el contenido de los sets de bondage cambia. En un kit de BDSM algo más avanzado ya es posible encontrar otro tipo de artículos para usuarios de mayor nivel. Nos referimos a accesorios como esposas metálicas, complementos para ataduras complejas, mordazas, máscaras, fustas e incluso pinzas para pezones.

Los accesorios de bondage más avanzados suelen tener un aspecto más atractivo y ?profesional?. Es habitual que estén fabricados en látex o en vinilo, con un acabado extremadamente sensual. También pueden resultar un poco más complicados de colocar o de manipular, por lo que es posible que requieran de cierta destreza por parte del usuario.

Puños y correas

Son también dos básicos del BDSM, pero no quiere decir que siempre sean para principiantes. Algunos sets bondage con puños y correas son casi una obra de arte y hay que tratarlos como tal.

Las cadenas suelen ser metálicas y puedes acabar con ellas en cualquier parte del cuerpo. Las hay que van rodeando todo el torso, otras que bajan desde el cuello hasta los pechos o la cintura y algunas que solo tienen una intención decorativa.

Lo que siempre se repite es que, en cualquier caso, se trata siempre de correas y cierres fabricados en metales seguros y libres de níquel. En este tipo de complementos es muy habitual el uso de hebillas y tachuelas.

Set BDSM con velcro

Son una opción mucho más asequible desde el punto de vista del uso y la manipulación. Frente a los accesorios con cierres de hebilla, el cierre de velcro resulta igualmente resistente, pero facilita mucho la maniobra de poner o quitar.

Tirar para abrir y cerrar. ¿No te parece supercómodo? Las opciones de movilidad de la persona sometida siguen siendo igualmente reducidas. No pienses que se va a poder zafar tan fácilmente del agarre de este tipo de restricciones.

¿Alguna ventaja para tu esclavo sexual? La principal es que las restricciones con velcro son mucho más cómodas y agradables al tacto. Con este tipo de ataduras es imposible que la persona sometida sufra las consecuencias de las rozaduras, de un nudo demasiado apretado o de una cuerda deteriorada.

Los sets BDSM con velcro están fabricados en materiales muy suaves y resistentes. Generalmente los puños y los collares llevan una funda interior para que el roce con la piel no resulte molesto y no produzca irritación.

Restricciones para la cama

Son un tipo de set de bondage que puede dar mucho juego si sabes utilizarlo adecuadamente. Básicamente se componen de un conjunto de correas que se acoplan al colchón de manera que puedas tener a tu persona inmovilizada en la cama y sin posibilidad de que escape de tus fantasías y deseos.

Estos kits de ataduras para la cama se suelen combinar con otros accesorios ampliamente utilizados en el universo BDSM. Si además de tener a tu pareja atada a la cama la tienes amordazada y con los ojos vendados, la sensación de vulnerabilidad y sometimiento alcanza su nivel top.

¿Qué kit BDSM comprar?

Introducirse en el universo del bondage es como todo: hay que ir de menos a más. Por eso no te conviene comprar de entrada el kit BDSM más completo del mercado.

Si todavía estás dando tus primeros pasos en la materia, orienta tus expectativas hacia objetivos más realistas: tienes mucho que aprender. Un kit BDSM básico de menos de 20 euros te vendrá genial para esta toma de contacto.

Ese kit inicial deberá contener restricciones en forma de correas o esposas (preferiblemente de neopreno, ya que resultan más cómodas), un antifaz para que la persona sometida no sepa lo que está sucediendo, y una fusta u objeto similar.

Sube de nivel con los kits de bondage de 50 Sombras de Grey. Aparte de que son superlujosos y atractivos, incluyen accesorios algo más avanzados como cintas de satén para ataduras o mordazas sexuales.

Si ya estás listo para jugar en el nivel top del BDSM, deberías empezar a plantearte un cambio de materiales. Los materiales de bondage más profesionales incluyen el cuero y el látex en el diseño de los complementos de vestuario y las sogas de materiales naturales en la parte de las ataduras.

También a este nivel es más habitual prescindir de las esposas de muñecas o tobillos de materiales ligeros o con cierre de velcro. Los verdaderos profesionales del bondage ya están preparados para utilizar restricciones con cierres de hebilla, esposas convencionales y, en general, accesorios fabricados en metal, desde unas esposas hasta unas pinzas para pezones o una mordaza con anilla.


Discreción total Tu pedido se entregará sin distintivos ni marcas.


Envíos 24-48 horas Recibe tu pedido al día siguiente en península.


Devolución 1 año Dispones de hasta 1 año para devolver tu pedido.


¿Dudas o preguntas? Resuelve tus dudas gracias a nuestro equipo de especialistas.