Consoladores

Al hablar de un consolador nos estamos refiriendo también a un dildo, que es la palabra originaria inglesa. Este tipo de juguetes que parece tan simple a priori se remonta a épocas pasadas y ha llegado hasta nuestros días con mejores materiales, nuevas características y más sensaciones por explorar. Los consoladores no necesitan de ningún tipo de ayuda extra como la vibración para que puedas usarlos.

por página

Top ventas en Consoladores

Más productos

¿Qué son los consoladores y dildos?

Es posible que los consoladores sean el juguete íntimo con más historia de todos, y se ha demostrado que su uso se remonta siglos atrás. Posiblemente porque los dildos no requieren ningún mecanismo mecánico o electrónico para funcionar y su fabricación es relativamente sencilla. Habitualmente tienen forma fálica y se utilizan para una penetración vaginal o anal.

¿Se llaman dildos o consoladores?

Que son los consoladoresExiste cierta controversia en este respecto ya que la palabra “dildo” viene del inglés, y la palabra española “consolador” se acuñó de manera incorrecta como si la libido fuera consolable con este tipo de juguetes. ¡No hay nada que consolar! Ambas palabras son correctas, sin embargo nosotros preferimos “dildo”, aunque tenga origen anglosajón.

Tipos y tamaños de los consoladores

  • Dildos clásicos: Se trata de dildos tradicionales, habitualmente de silicona, que no tienen forma de genitales masculinos. Su tamaño y forma puede variar según el modelo.

  • Consoladores realísticos: A diferencia de los anteriores, en este caso se trata con dildos que simulan un pene real. En algunos casos tienen venas, testículos y glande, e incluso simulan el tacto de la piel humana de una forma sorprendente.

  • Dildos punto G: En este caso son dildos con una curvatura especialmente diseñada para estimular el pungo G de una manera relativamente sencilla.

  • Plugs anales: Este tipo de dildos se han diseñado para estimular la zona anal. Suelen se juguetes más suaves y con formas adecuadas para su inserción anal. Siempre recomendamos el uso de lubricantes anales con este tipo de plugs.

  • Consoladores dobles: Como su propio nombre indica son un tipo de juguete que permite la doble penetración. Unas veces para la estimulación simultánea de vagina y ano en la misma persona, y en otros simplemente la estimulación de varias personas a la vez.

Materiales más comunes en su fabricación

  • Los dildos de silicona son los más habituales, tienen una dureza media y gran durabilidad, y son totalmente respetuosos con el cuerpo humano. También los de consoladores de gelatina son utilizados por personas que buscan una gran flexibilidad. Son muy habituales como primer juguete ya que aportan las sensaciones más suaves.

  • En el caso de TPE o TPR, son materiales muy buenos que se utilizan en lo consoladores más reales. Estos permiten sensaciones de doble densidad como los que se usan en las imitaciones de consoladores de actores del cine adulto.

  • Por otro lado los dildos de metal o consoladores de cristal son perfectos para jugar con las temperaturas. Mételos en el congelador o al baño maría para tener sensaciones diferentes.

  • Por último habría que nombrar los juguetes de vinilo, latex, PVC y otros materiales usados en menor medida. No existe un material perfecto para este tipo de productos sino que dependerá de los gustos y preferencias de cada persona.

Dildos de todos los tipos, tamaños y colores

A pesar de su simpleza existe una variedad enorme entre todos los tipos de dildos que se encuentran en el mercado. Las formas, tamaños, texturas y materiales hacen que el catálogo sea enorme. Tamaños mini y dildos gigantes, para esas personas a las que les gusta todo XXL.

Desde los consoladores baratos de apenas diez euros hasta los más sofisticados, fabricados en silicona médica con bolas vibradoras en su interior que cuestan por encima de los cincuenta.

Respecto a las prestaciones, como ya hemos dicho anteriormente, estos son uno de los juguetes más sencillos. Quizá una cualidad común son los dildos con ventosa que permiten que estos sean anclados en superficies lisas como el suelo o la ducha.