Bolas Anales

Las bolas anales, también conocidas como bolas tailandesas, son unas bolas de las que pueden disfrutar las personas de cualquier sexo. Su diferencia fundamental con unas bolas chinas de uso vaginal está en que su diseño es específico para la estimulación anal. Suelen ser bolas que van de un tamaño menor a uno mayor, de manera progresiva, para que disfrutes de ellas de menos a más y facilitar así su inserción. Las bolas anales se han convertido en uno de los juguetes más buscados por las parejas que disfrutan del sexo anal en sus relaciones.

Top ventas en Bolas Anales

Más productos

¿Qué son las bolas anales tailandesas?

No importa tu género o el nivel de experiencia que tengas. Lo verdaderamente importante en el uso de las bolas anales tailandesas es que seas una persona curiosa y libre de prejuicios. ¿Te identificas con esta descripción? Entonces disfrutarás mucho de esta original alternativa para la estimulación anal.

Bolas chinas anales para explorar el placer

Reciben el nombre de bolas anales o bolas tailandesas, pero la nacionalidad es lo de menos. En esencia, estos accesorios tienen una estructura de base idéntica: una cadena de bolas insertables en el ano que se puede extraer con un movimiento rápido tirando de una anilla.

Las bolas anales tailandesas son un instrumento para la exploración de los placeres anales desde una nueva perspectiva. No son un plug, no son un consolador, ni un vibrador ni un juguete masajeador. Son un accesorio destinado a un tipo de juegos de estimulación anal muy concretos que te ayudan a explorar estas penetraciones de una forma muy característica.

¿Cómo se utilizan las cadenas de bolas anales?

Las bolas para el ano son un juguete apto para chicos y chicas. Se introducen en el ano con un poco de lubricación y con movimientos ondulantes que faciliten su inserción.

Sabrás que se encuentran en la posición adecuada cuando hayas llegado hasta el tope de inserción, una anilla que se queda en el exterior del ano y que te servirá para que tires de ella cuando llegue el momento oportuno.

¿Cuándo llega ese momento? Unos instantes antes de alcanzar el clímax, cuando sientas que tu cuerpo está a punto de rendirse al orgasmo más intenso. Justo entonces, tira de la anilla para extraer por completo la cadena de bolas anales y tendrás el orgasmo de tu vida.

Particularidades de las bolas tailandesas para el ano

Aunque todas las cadenas de bolas anales tienen un modo de empleo muy similar, el diseño y los materiales de fabricación pueden variar entre unas y otras.

Lo más frecuente es que se trate de bolas tailandesas de silicona con un tamaño estándar en torno a los 30 mm de diámetro. El peso de la cadena varía en función de la longitud de la cadena. En las cadenas con más de dos o tres bolas, el peso se distribuye de manera más o menos homogénea en todas ellas, aunque también es habitual que las bolas del extremo superior sean ligeramente más anchas que las de la base para facilitar su inserción.