Copas Menstruales

Las copas menstruales se definen como la manera ecológica de atacar la menstruación. Se trata de un recipiente de silicona médica que se introduce en la vagina para que recoja el flujo menstrual. Se puede realizar cualquier actividad mientras se utilizan, como andar, trabajar, hacer deporte o dormir. Y lo más importante, se pueden reutilizar todas las veces que quieras. Es por eso que las copas menstruales se consideran respetuosas con el medio ambiente.

Subcategorías de higiene personal:

por página

¿Qué son las copas menstruales?

Con la aparición de las copas menstruales el mundo de la higiene íntima femenina ha experimentado una auténtica revolución. Y es que gracias a este singular accesorio ya te puedes olvidar de las incómodas compresas o de las inseguridades que provocan los tampones convencionales.

La copa menstrual es el sustituto ecológico, económico y eficaz de los métodos de higiene que tradicionalmente se han utilizado para mantener bajo control el sangrado menstrual. Una vez que las hayas probado no querrás volver a utilizar otra cosa. ¿Quieres saber por qué?

Características de la copa menstrual

Su diseño es realmente sencillo, pero es que no hace falta más para tener controlados esos días del mes sin que se produzcan sobresaltos. De hecho te encontrarás con diferentes tamaños de copa menstrual adaptados a cada chica en función de la capacidad que necesiten para contener el flujo menstrual.

Y es que ésa es la principal diferencia entre un tampón y una copa menstrual. Mientras que el primero está compuesto por un material absorbente que recoge los fluidos en el interior de la vagina, el segundo es únicamente un recipiente contendor fabricado en silicona médica o TPE (elastómero termoplástico). ¿Qué implica esto? Que se adapta mucho mejor a los movimientos de tu cuerpo, que lo puedes reutilizar tantas veces como quieras y que es muchísimo menos agresivo con esta parte tan sensible de tu anatomía.

La copa menstrual, como su propio nombre indica, tiene forma de copa. Es decir, una cavidad sólo ligeramente rígida destinada a recoger el flujo y provista de un pequeño apéndice en la base que es el que te va a facilitar su colocación y su extracción. Por supuesto se trata de un procedimiento muy sencillo con el que no notarás ninguna molestia. Una vez que tengas la copa menstrual en su posición podrás hacer tu vida normal, practicar deporte, salir de fiesta o irte a dormir y llevarla puesta durante unas 12 horas (dependiendo de la cantidad de flujo) sin que tengas que preocuparte por nada).

Ventajas del uso de la copa durante la menstruación

  • Es una alternativa de higiene íntima femenina mucho más económica. No tendrás que comprar una copa cada mes: cuando termines de usarla sólo tienes que esterilizarla y guardarla hasta su próximo uso.

  • Es mucho más higiénica que las compresas y los tampones y está diseñada para que nunca tengas problemas de alergias y para que si sigues los pasos adecuados las bacterias nunca supongan una amenaza.

  • Te ofrece mucha más comodidad y autonomía. Hasta 12 horas sin tener que estar preocupándote de nada y mucho menos de una antiestética compresa o de un hilito colgando.