Succionador Vaginal

Succionadores para vagina | Comprar un succionador vaginal en Diversual | Juguetes de succión de vagina con entrega discreta en 24 horas.

Categorías

Más vendidos en Succionador Vaginal

Más productos

¿Qué es un succionador vaginal?

Cuando quieres concentrar la estimulación en la zona genital, accesorios como el succionador vaginal te vendrán genial. Es una bomba de vacío que permite que la zona, y especialmente el clítoris, se hinche.

El aumento de volumen en la zona genital se produce por una acumulación de sangre. Este efecto, a su vez, hace que el área se muestre mucho más sensible ante cualquier caricia.

Los succionadores vaginales se presentan en diferentes tamaños, por lo que no siempre cubren la misma cantidad de piel. Se componen de dos partes: una que se coloca directamente sobre la entrepierna y otra desde la que puedes controlar la intensidad de la succión de forma manual o automática.

¿Qué hacer con un succionador vaginal?

El succionador vaginal es un accesorio de estimulación que se puede emplear en diferentes momentos del encuentro sexual. La mayoría de las chicas prefiere utilizarlo durante los juegos preliminares ya que, de este modo, pueden disfrutar de sus efectos durante toda la velada.

Aunque es un artículo de estimulación femenina que tienes muchos usos, es especialmente frecuente durante las sesiones BDSM. Como tiene un puntito especial que está entre el dolor y el placer, muchas parejas aprovechan para sacarle partido como instrumento de sumisión.

Un succionador para la vagina puede emplearse de formas muy diversas. Aquí tienes algunos ejemplos para que empieces a experimentar.

Aumentar el volumen de los labios vaginales

Es un de los principales usos de este succionador femenino. Para muchas parejas resulta extremadamente excitante una vagina de aspecto hinchado.

Mediante la aspiración, el succionador elimina aire del interior de la parte del accesorio que va colocada entre la entrepierna. Esto provoca una concentración del riego sanguíneo en la zona y el consecuente aumento de volumen.

Juego BDSM

Los juegos de dominación también pueden implicar el sometimiento de los genitales de tu pareja. En este sentido, los succionadores vaginales son una manera estupenda de tomar el control.

El uso de uno de estos artículos durante las relaciones sexuales implica que la otra persona se sienta más vulnerable mientras tú tienes el control sobre el placer y el dolor.

El bombeo intensivo y durante un tiempo prolongado puede causar ciertas molestias. Es la situación ideal para que tu pareja se someta a lo que le exijas durante estas sesiones de sexo tan intensas.

Mayor sensibilidad

¿Quieres incrementar el placer de una caricia o del contacto piel con piel? Unos genitales hinchados por efecto del vacío son mucho más sensibles al tacto. La experiencia erótica se vive de otra manera en estas condiciones.

Puedes emplear un succionador de vaginas durante los juegos preliminares para garantizar estas intensas sensaciones durante las relaciones sexuales. Los succionadores para la vagina se integran perfectamente en estos juegos de calentamiento.

Decide cuál es el nivel de succión que estás dispuesta a soportar. En ocasiones, llegar a esa delgada línea que divide el placer del dolor puede suponer un cambio excitante en tus relaciones.

Masturbación

Los succionadores de vagina también sirven para los juegos en solitario. Tienes una estupenda opción para preparar tu cuerpo para los momentos más intensos y satisfactorios de tus juegos íntimos.

Utiliza el succionador antes de emplear otros accesorios sexuales durante la masturbación. Ese cambio en el volumen de los labios vaginales y el clítoris, y esa sensibilidad generada por una mayor concentración de sangre en la zona, te proporcionarán sensaciones que nunca antes habías experimentado.

¿Qué succionador vaginal comprar?

Estos no son juguetes tan populares como los vibradores o las bolas chinas. Si sientes curiosidad por este tipo de accesorios y no quieres perder la oportunidad de experimentar con ellos, te conviene conocer algunas de sus particularidades antes de lanzarte a por la compra de un modelo en concreto.

¿Y cuáles son las variables que deberías tener en cuenta antes de comprar un succionador para la vagina? Aquí tienes las calves para una buena adquisición:

Dimensiones del succionador

El formato es una parte importante en la toma de una decisión. De las medidas y el diseño del succionador de vagina depende en gran medida el uso que le puedas dar a este accesorio de estimulación.

Y es que, aunque todos estos artículos están pensados para cumplir con un mismo objetivo de placer, no todos son iguales. Es importante que encuentres un succionador que se adapte bien a las medidas de tu entrepierna si quieres obtener los mejores resultados.

¿Cómo escoger un succionador de vaginas con el tamaño ideal? Muy fácil: toma medidas. La primera que debes conocer es la que va desde el clítoris hasta el perineo (la zona entre la vagina y el ano) y la segunda es una medida transversal, de un lado a otro de la línea del bikini.

¿Qué sucede cuando el succionador no tiene las medidas adecuadas? Si el succionador de vagina tiene un tamaño superior al que necesitas, es probable que se vean afectadas otras zonas que no querías tratar. Esto puede resultar algo molesto.

En el caso de un succionador de clítoris demasiado pequeño, tendrás problemas para conseguir el efecto de vacío adecuado. Puede ser que el succionador no consiga un cierre correcto o que solo dispongas de un par de pulsaciones para alcanzar un nivel de presión con el que te sientas a gusto. Siempre es conveniente que estos artículos ofrezcan cierto margen de uso para garantizar la máxima comodidad.

Materiales de fabricación

El plástico es el material más extendido en la fabricación de succionadores para el clítoris. Sin embargo, cada modelo es diferente y también lo es la textura que ofrece.

La dureza de estas bombas para la vagina puede variar mucho en función del tipo de plástico de base. Hay materiales como el ABS o el TPE que son más rígidos, y materiales más blandos y flexibles como la silicona.

El borde de la tetina que va colocada directamente en la entrepierna suele estar fabricada en un material blando, con independencia del material del resto del accesorio. De esta manera es más fácil garantizar una buena adherencia a la piel y unos mejores resultados a la hora de genera el vacío.

La silicona es también el material preferido por quienes se inician en el uso de este tipo de dispositivos. Tiene un tacto mucho más agradable y por su flexibilidad y su capacidad de adaptación resulta más fácil de emplear.

Rango de precios

Fíjate un presupuesto antes de hacer comparaciones entre succionadores de vagina. La diferencia de precios entre artículos puede llegar a ser bastante notable, por lo que viene bien tener una idea previa de cuánto estás dispuesta a invertir en este juguete.

Los modelos más básicos rondan los 30 euros. A partir de ahí, tienes opciones de todos los precios hasta llegar a un tope de aproximadamente 120 euros. ¿A qué se deben estas diferencias? Principalmente, al tipo de material y a la calidad del manómetro, que además puede ser manual o automático.

¿Qué tipos de succionadores vaginales hay?

Cada modelo presenta unas características particulares. Los succionadores para la vagina son accesorios de placer femenino con un objetivo muy claro, pero los efectos que proporcionan no siempre tienen el mismo nivel de intensidad.

Estas variaciones en los resultados se deben sobre todo al tipo de succionador vaginal que escojas. Descubre las diferentes opciones que existen en el mercado y cómo cada una de ellas puede añadir nuevos matices a esta experiencia erótica.

Con o sin vibraciones

Los succionadores vaginales pueden proporcionar placer de muchas maneras. Una de ellas es mediante las vibraciones.

Este tipo de succionadores para la vagina está provisto de balas vibradoras que acompañan la succión con movimientos. Son especialmente útiles cuando el succionador se emplea como accesorio para la masturbación, ya que aportan un extra de placer a la experiencia.

Las balas vibradoras de estos succionadores para la vagina a menudo son extraíbles y recargables. Esto viene genial si quieres utilizarlas en otras partes del cuerpo con total comodidad y además no quieres depender de las pilas.

Intensidad de la succión

Cada modelo ofrece una determinada intensidad en la succión de la vagina. Esta potencia está relacionada tanto con el tamaño del accesorio como con el tipo de manómetro.

Los modelos más económicos tienen una bomba de compresión con menos potencia. Vienen bien si lo que buscas es una succión media que resulte agradable y que tenga unos efectos notables pero sin llegar a ser exagerados.

Si lo que buscas son resultados a un nivel superior, con una potencia de succión que llegue a resultar incluso algo dolorosa, tendrás que invertir en un succionador de vaginas de mayor precio.

Los modelos más avanzados incorporan bombas automáticas que ofrecen un mayor control sobre la succión y un margen de potencia mucho más amplio. Son las más recomendables si le vas a dar bastante uso a estos dispositivos.

Zona de acción

El tamaño de la tetina determina la amplitud de la zona en la que actúa el succionador. Esto también afecta a la potencia de succión ya que, por norma general, cuando menor es la superficie, más intensa es la succión. Lo mejor es encontrar un término medio y un tamaño que se adapte bien a la entrepierna.

¿Cómo usar un succionador vaginal?

Aunque tengas experiencia en el uso de juguetes sexuales, los succionadores vaginales presentan algunas particularidades especiales. No te costará mucho esfuerzo ponerte al día con el uso de estos dispositivos porque son realmente sencillos. Pero no pases por alto estos pequeños consejos si quieres aprovechar al máximo todo su potencial.

  1. La parte del succionador que va en contacto directo con la piel debe estar bien lubricada para garantizar un uso cómodo y seguro. Utiliza un poco de lubricante con base de agua para que ese contacto tenga un tacto más agradable y el succionador pueda hacer bien su trabajo.

  2. Fíjate en la posición de las válvulas. En algunos modelos esta se puede abrir o cerrar. Es importante que la válvula esté cerrada cuando vas a empezar a usar el succionador. De este modo el aire puede salir pero no puede entrar.

  3. Asegúrate de que hay un buen contacto entre el succionador y la zona que quieres tratar. Para ello, antes deberás haber garantizado la compra adecuada. Antes de adquirir un succionador vaginal es importante que tengas muy claras las medidas de tu entrepierna. Solo así podrás garantizar que el aparato cumple perfectamente con su función, sin molestias y sin imprevistos.

  4. La mejor posición para usar un succionador vaginal es estar tumbada boca arriba y con las piernas abiertas. Con una mano, colocas y sostienes en tu entrepierna la parte que succiona. Con la otra, utilizas la bomba de vacío, que puede funcionar de forma manual o automática. Durante el uso, puedes mover ligeramente el succionador hasta encontrar la posición más adecuada. No siempre está bien colocado a la primera, pero puedes ajustar la posición sin problemas, sobre todo si lo has lubricado previamente. Te sentirás muy cómoda.

  5. Cuando consigues la posición perfecta, el succionador se mantienen en su lugar por efecto del vacío sin necesidad de que sigas sujetándolo. Es importante verificar este paso ya que, de no ser así, todo el esfuerzo que realices con la bomba de mano será en vano. No empieces a bombear hasta que no hayas comprobado que el succionador responde de manera efectiva al vacío que quieres generar.

  6. Regula la intensidad de la succión al nivel que estés dispuesta a soportar. No todas las personas tienen el mismo umbral de dolor. Lo que para unas chicas puede resultar placentero, para otras puede ser algo molesto. Además, todo depende de los objetivos que persigas con este tipo de estimulación. Tanto si se trata de una bomba manual como automática, siempre tendrás en tus manos el control de la succión, así que no hay motivo por el que preocuparse.

  7. ¿Notas ya cómo se han hinchado los labios vaginales? Las primeras veces te parecerá que se trata de una sensación un poco extraña, pero enseguida te acostumbrarás a ella. Tómate tu tiempo para experimentar.

  8. Notarás sin problemas cuándo has alcanzado el límite de vacío aceptable. Además, si no marcas tú el tope, lo marcará el propio succionador cuando ya resulte imposible bombear más aire. Es el momento de parar.

  9. Para extraer el succionador con seguridad, es necesario dejar que vuelva a entrar el aire. Para ello, la mayoría de los modelos incluyen una válvula de liberación. Todo lo que tienes que hacer es abrirla y notar cómo el aire vuelve a hacer acto de presencia. A partir de este momento, ya puedes retirar el succionador sin que de tirones.

¿Cómo funciona un succionador vaginal?

Los succionadores vaginales son complementos eróticos que pueden proporcionar mucho placer. Normalmente tienen un diseño en forma de campana para colocar sobre la vulva y, una vez ajustado, se acciona la válvula que hay en el otro extremo para generar un vacío en el interior. De esta forma lo que se consigue es que la zona se vuelva mucho más sensible a los estímulos de los que disfrutará después.


Discreción total Tu pedido se entregará sin distintivos ni marcas.


Envíos 24-48 horas Recibe tu pedido al día siguiente en península.


Devolución 1 año Dispones de hasta 1 año para devolver tu pedido.


¿Dudas o preguntas? Resuelve tus dudas gracias a nuestro equipo de especialistas.