Electroestimulación

La electroetimulación sexual es una de las variantes del BDSM donde se utilizan aparatos eléctricos para generar pequeñas descargas en diferentes partes del cuerpo. La clave de este tipo de practica es la estimulación puntual de nervios clave provocando sensaciones muy placenteras y excitantes. Entre los juguetes electroestimuladores se encuentran de muchos tipos, en algunos casos se controlan con un mando a distancia y en otros puede programarse con el sonido ambiente. ¡Las posibilidades son ilimitadas! 

Categorías

Más vendidos en Electroestimulación

Más productos

¿Qué son los electroestimuladores para el sexo?

La electroestimulación sexual requiere de una serie de accesorios para su práctica. Es decir, dispositivos preparados para emitir pequeñas descargas de un modo seguro y controlado que pongan en marcha las terminaciones nerviosas de tus zonas erógenas.

Un electroestimulador sexual no se diferencia tanto de un vibrador común, al menos en lo que a funcionamiento se refiere. Los dos emiten una corriente, uno de manera física a través de sus vibraciones y el otro mediante electricidad. También los dos están provistos de mandos para que puedas decidir en todo momento la intensidad con la que quieres divertirte.

Los impulsos eléctricos se pueden transmitir de diversas formas, pero en esencia siempre son los dos mismos tipos de electroestimuladores sexuales:

  1. Accesorios con superficies metálicas que adoptan el diseño más adecuado para estimular determinadas partes del cuerpo (clítoris, testículos, glande, pezones…).

  2. Accesorios en forma de parche que van conectados por cable a la fuente de alimentación (una pila o una pequeña batería recargable) que genera la corriente eléctrica.

No te preocupes, no es peligroso

Meter la electricidad de por medio en cuestiones de sexo puede generar algunas dudas. ¿Me va a doler? ¿Me puede pasar algo? ¿Me voy a electrocutar si me paso de la raya? No hay motivos por los que preocuparse. El electrosex es una práctica totalmente segura, aunque sí es verdad que para muchas parejas lo divertido del asunto es jugar en ese límite entre el placer y el dolor.

El electro bdsm es la variante extrema de este tipo de juegos. Consiste en utilizar la máxima potencia de los electroestimuladores para sexo y averiguar dónde está ese punto fronterizo entre el placer y el dolor excitante. En este sentido un electroestimulador sexual es un accesorio más entre los juguetes que a menudo se utilizan para los juegos de dominación y sometimiento junto a las esposas, las cuerdas, los azotadores o las cadenas.

Explorar el placer a través del electrosex

Averigua cómo responde tu cuerpo frente a los estímulos más intensos y directos que podrías imaginar. La electroestimulación en una ventana abierta a nuevos horizontes de placer y tiene mucho que ofrecerte tanto en tus juegos en solitario como cuando quieras divertirte con tu pareja. Es segura, es excitante y es capaz de exprimir al máximo todo el potencial de tu cuerpo a la hora de alcanzar el orgasmo.

¿Qué es la electroestimulacion sexual?

La electroestimulación sexual es una variante de la electroestimulación en la que se utilizan aparatos eléctricos que generan descargas en las partes del cuerpo que tú elijas. Dependiendo de dónde coloques la parte que da la descarga, puedes experimentar pequeñas descargas muy placenteras que te harán disfrutar de sensaciones totalmente nuevas para ti.

¿Cuáles son los beneficios de la electroestimulación?

La electroestimulación es una práctica totalmente segura y controlada, aunque como siempre te recomendaremos empezar de menos a más. Siempre tendrás el control de la estimulación, que es una de sus ventajas, por lo que está en tu mano averiguar hasta cuánto puedes aguantar y dónde está esa barrera que convierte un poco de dolor en muchísimo placer.

¿Para quién es un electroestimulador sexual?

La electroestimulación es una forma de obtención de placer para la que se requiere de cierta práctica y resistencia. Normalmente este tipo de juguetes está orientado a un tipo de usuario avanzado en las prácticas de BDSM.

Sin embargo, siempre hay una primera vez para todo. Por eso los fabricantes lanzan propuestas con diferentes opciones de control e intensidad dirigidas a y público mucho más amplio.

En cualquier caso, para usuarios sin experiencia lo mejor es empezar a experimentar con juguetes sexuales más accesibles. Un primer paso puede ser el de los vibradores tradicionales para pasar luego a juguetes de vibración algo más sofisticados y con prestaciones más avanzadas.

La electroestimulación no es exactamente igual a la vibración, pero es una buena forma de aproximarse a este tipo de prácticas y averiguar dónde está tu umbral de resistencia frente a determinados estímulos. Cuando ya domines los juegos de vibración más intensos, puedes ir pensando en dar el paso al electrosex en sus propuestas más básicas.

No obstante, ten en cuenta que la electroestimulación no es apta para todos los usuarios. Si tienes alguna condición médica especial, llevas marcapasos o utilizas una bomba para la infusión de fármacos, el uso de dispositivos de electroestimulación está totalmente desaconsejado ya que puede provocarte daños en el funcionamiento del dispositivo o en tu estado de salud.

¿Tienes dudas sobre la idoneidad de usar o no un electroestimulador? Resuélvelas con tu médico o especialista antes de adquirir uno de estos accesorios. Tienen un precio considerable y tal vez no estén hechos para ti.

Lo que nunca es un impedimento es el sexo. Tanto hombres como mujeres pueden disfrutar de este tipo de estímulos eróticos de alta intensidad. Dependiendo de la parte del cuerpo que quieras estimular y de cuáles sean tus expectativas con este tipo de juegos, encontrarás electroestimuladores adaptados a las necesidades de cada tipo de usuario.

¿Qué tipos de electroestimuladores sexuales hay?

Básicamente un electroestimulador profesional se compone de dos partes: la consola desde la que controlas el modo y la intensidad de los estímulos y los electrodos encargados de trasladar esos impulsos a la parte del cuerpo que elijas.

Para garantizar un ajuste y un rendimiento óptimo, los electrodos de un electroestimulador pueden ser de varios tipos: almohadillas, guantes, bolas, pinzas, collares...

¿Cómo usar un electroestimulador sexual?

Siempre que tengas claro qué es lo que buscas y hasta dónde estás dispuesto a llegar, el uso de un electroestimulador te resultará muy sencillo. Aunque se trata de un aparato de estimulación avanzada, lo cierto es que su modo de empleo no presenta grandes dificultades.

Para usar un estimulador del modo correcto y sacarle partido a todas sus prestaciones, sigue estos sencillos pasos:

  1. Encuentra tu lugar y hazlo único. Es muy importante que te sientas cómodo para que puedas disfrutar de esta experiencia. Da igual que vayas a utilizar tu aparato de electroestimulación en solitario o con tu pareja. Un buen ambiente es parte fundamental del placer. Para evitar interrupciones, asegúrate de que tienes a mano todo lo que necesitas: batería o alimentación para tu aparato de electroestimulación, parches, lubricantes y cualquier otro accesorio que consideres conveniente.

  2. Encuentra tu postura. Puedes disfrutar de la electroestimulación en diferentes posiciones, pero lo ideal es que te pongas en una postura en la que sepas que vas a estar cómodo y relajado durante todo el proceso. Sentado, tumbado, de pie? No importa. Estos aparatos están diseñados para adaptarse a lo que más te gusta.

  3. Antes de poner en marcha tu aparato de electroestimulación, ¿qué tal unos preliminares? Un poco de excitación previa te vendrá genial para que tu cuerpo se vaya preparando para lo que viene. Masajes, caricias, cosquillitas sensuales. No hace falta estar en pareja para ir calentando motores. Aprovecha estos instantes para ir colocándote los electrodos donde más excitante te resulte.

  4. Es el momento de pasar a la acción. Empieza por un nivel de intensidad bajo y ve subiendo poco a poco. El cuerpo necesita unos minutos de adaptación a la electroestimulación. Después de esto, ya puedes ir incrementando la potencia de las descargas para obtener sensaciones mucho más fuertes y duraderas.

    Nunca intentes ir más allá de tus límites. La experiencia ya resulta sumamente placentera cuando te quedas en esa frontera difusa entre el dolor y el placer.

¿Qué son los electroestimuladores para el sexo?

La electroestimulación sexual requiere de una serie de accesorios para su práctica. Es decir, dispositivos preparados para emitir pequeñas descargas de un modo seguro y controlado que pongan en marcha las terminaciones nerviosas de tus zonas erógenas.

Un electroestimulador sexual no se diferencia tanto de un vibrador común, al menos en lo que a funcionamiento se refiere. Los dos emiten una corriente, uno de manera física a través de sus vibraciones y el otro mediante electricidad. También los dos están provistos de mandos para que puedas decidir en todo momento la intensidad con la que quieres divertirte.

Los impulsos eléctricos se pueden transmitir de diversas formas, pero en esencia siempre son los dos mismos tipos de electroestimuladores sexuales:

  1. Accesorios con superficies metálicas que adoptan el diseño más adecuado para estimular determinadas partes del cuerpo (clítoris, testículos, glande, pezones…).

  2. Accesorios en forma de parche que van conectados por cable a la fuente de alimentación (una pila o una pequeña batería recargable) que genera la corriente eléctrica.

No te preocupes, no es peligroso

Meter la electricidad de por medio en cuestiones de sexo puede generar algunas dudas. ¿Me va a doler? ¿Me puede pasar algo? ¿Me voy a electrocutar si me paso de la raya? No hay motivos por los que preocuparse. El electrosex es una práctica totalmente segura, aunque sí es verdad que para muchas parejas lo divertido del asunto es jugar en ese límite entre el placer y el dolor.

El electro bdsm es la variante extrema de este tipo de juegos. Consiste en utilizar la máxima potencia de los electroestimuladores para sexo y averiguar dónde está ese punto fronterizo entre el placer y el dolor excitante. En este sentido un electroestimulador sexual es un accesorio más entre los juguetes que a menudo se utilizan para los juegos de dominación y sometimiento junto a las esposas, las cuerdas, los azotadores o las cadenas.

Explorar el placer a través del electrosex

Averigua cómo responde tu cuerpo frente a los estímulos más intensos y directos que podrías imaginar. La electroestimulación en una ventana abierta a nuevos horizontes de placer y tiene mucho que ofrecerte tanto en tus juegos en solitario como cuando quieras divertirte con tu pareja. Es segura, es excitante y es capaz de exprimir al máximo todo el potencial de tu cuerpo a la hora de alcanzar el orgasmo.


Discreción total Tu pedido se entregará sin distintivos ni marcas.


Envíos 24-48 horas Recibe tu pedido al día siguiente en península.


Devolución 1 año Dispones de hasta 1 año para devolver tu pedido.


¿Dudas o preguntas? Resuelve tus dudas gracias a nuestro equipo de especialistas.