Cuerdas Bondage

Las cuerdas bondage se utilizan para atar e inmovilizar durante los juegos de dominación sexual. El material de calidad de las cuerdas para bondage aseguran tu comodidad y el control sobre la situación.

Categorías

Más vendidos en Cuerdas Bondage

Más productos

¿Qué es una cuerda bondage?

Una cuerda bondage es un tipo de cuerda especial que se utiliza durante las sesiones de dominación/sumisión, más concretamente de bondage.

El bondage es una disciplina, dentro del BDSM, en la que se atan determinadas partes del cuerpo para privar de movimiento a la otra persona y tenerla a tu merced. Está considerado una disciplina erótica, pero también se persigue la estética de las propias ataduras que se forman gracias a las cuerdas bondage. Y es que esta es una disciplina que te permite obtener placer más allá de tus propios límites.

Cuerdas, Pañuelos y telas son diferentes elementos inmovilizadores que te ayudarán a disfrutar del bondage, pero si quieres hacerlo con total seguridad te recomendamos las cuerdas bondage, que están diseñadas específicamente para ello.

¿Cómo elegir una cuerda para bondage?

La base del bondage está en la limitación o la privación de movimientos por completo, por lo que debes de elegir elementos seguros a la hora de atar o ser atado, que os garanticen que la experiencia será satisfactoria para todas las partes.

Todas las cuerdas bondage que encontrarás en esta sección están fabricadas en materiales de máxima seguridad y cómodos, que facilitan la sujeción perfecta sin molestias para las muñecas, los tobillos o cualquier otra parte del cuerpo.

Dependiendo de la zona que vaya a ser inmovilizada, deberás elegir una cuerda de más o menos metros para que puedas hacer todos los nudos en los que estás pensando. Mini cuerdas bondage, cuerdas de bondage de seda, cuerdas negras? tanto si eres principiante como una persona avanzada en el arte del bondage, encontrarás la cuerda bondage ideal para ti en esta sección.

Y recuerda que la práctica del bondage debe ser siempre segura, sensata y consensuada, con unos límites claros antes de empezar la sesión. Tú decides hasta dónde quieres llegar.