Preservativos sin Latex

Nuestra sección de Preservativos sin látex está pensada para aquellos hombres con este tipo de alergia que no están dispuestos a renunciar a una noche excitante de la forma más segura. Podréis encontrar diversidad de modelos y marcas que harán posible un disfrute máximo en vuestros momentos más íntimos con la mayor protección. Ya no existen las excusas para poder disfrutar de la forma más segura de tus noches más calientes en compañía.

Subcategorías de preservativos:

Mostrando 1 - 5 de 5 productos
Mostrando 1 - 5 de 5 productos

¿Qué son los preservativos sin latex?

Hasta hace algunos años, lo de ser alérgicos o sensibles al látex podía convertirse en una auténtica tragedia para la vida sexual de muchas personas. El preservativo sigue siendo el único método eficaz para la prevención de las enfermedades de transmisión sexual y, por supuesto, también para evitar embarazos no deseados.

Se estima que alrededor de un 1,5% de la población es sensible al látex y un porcentaje algo menor que esta cifra es alérgica a este material. ¿Qué significa eso? Que hay muchos chicos y chicas que no pueden disfrutar del sexo utilizando métodos de barrera tradicionales como el condón convencional. Durante mucho tiempo esto fue un gran problema para ese porcentaje de la población cuya piel atópica no les permitía mantener relaciones sexuales seguras de manera saludable, pero por suerte esto se ha acabado gracias a los condones sin látex.

Tal vez en pareja y con relaciones estables, el uso de la píldora, el DIU o el anillo vaginal sean suficientes para evitar los eventuales problemas de un encuentro sexual sin protección. Pero en relaciones esporádicas y con diferentes parejas, la protección de tu salud siempre es lo primero. Por suerte, ahora existen los preservativos sin látex y puedes disfrutar del sexo con la misma libertad y sin riesgos.

Preservativos sin látex: la alternativa al condón clásico

Los condones convencionales se fabrican en látex y de ahí que, en su versión más básica, tengan ese característico color blanquecino natural. Es obvio que, cuando existe una alergia o una intolerancia a este material, las parejas no pueden recurrir a este tipo de protección durante sus relaciones sexuales.

Es entonces cuando la industria de la profilaxis muestra tener consideración con ese segmento de los clientes que no pueden utilizar sus productos básicos y crea una línea de protección compatible con sus alergias e intolerancias: los preservativos sin látex. Sus prestaciones y fiabilidad son exactamente las mismas que las de un condón convencional, con la salvedad de que en el proceso de fabricación el látex ha sido reemplazado por otro tipo de materiales hipoalergénicos.

¿Qué tipos de preservativos sin látex existen en el mercado?

En función de su material de fabricación, se distinguen tres categorías de preservativos sin látex:

  • Preservativos de poliuretano: son ligeramente más finos que los preservativos convencionales y algo menos flexibles. Al ser más delgados, transmiten mejor la temperatura corporal, por lo que proporcionan experiencias de penetración muy agradables. Por lo general, no contienen aroma.

  • Preservativos de polisopreno o nitrilo: es un material sintético derivado de la savia de un árbol y tampoco contiene látex. Son más gruesos que los de poliuretano, pero también son más elásticos. Gracias a esto, el riesgo de rotura o de deslizamiento es incluso más reducido que con un preservativo convencional.

  • Preservativos de piel de cordero: te sonará algo medieval, pero lo cierto es que algunas marcas muy exclusivas fabrican en la actualidad condones de piel de cordero. Son eficaces para la prevención de embarazos, pero no protegen contra el contagio de enfermedades sexuales.

¿Puedes utilizarlos con tus lubricantes habituales? Por lo general se trata de preservativos ya lubricados, pero si necesitas un extra de suavidad e hidratación en tus relaciones íntimas no vas a tener ningún problema con ello igual que tampoco tendrá mayor relevancia si los utilizas para la práctica de sexo oral, anal o vaginal, ya que en cualquier caso son igual de seguros.