Vestidos Sexys

Vestidos Sexys y eróticos: Dicen que lo más provocativo no es lo que se enseña sino lo que se sugiere, y para precisamente sugerir, te presentamos la siguiente selección de vestidos sexys y elegantes para mujer. Diseños atrevidos y provocativos perfectos para las situaciones más seductoras. Prendas alegres, exóticas o sensuales según el momento que se requiera. Echa un vistazo a esta sección y estamos seguros de que encontrarás algo que te guste.

Mostrando 1 - 24 de 24 productos
Mostrando 1 - 24 de 24 productos

¿Qué son los vestidos Sexys?

Esa escenita sensual que tienes en mente no sería la misma si en lugar de llevar puesto un vestido sexy te pusieras esa camiseta descolorida que ya casi no sirve ni para estar por casa. El éxito de la seducción están en saber utilizar todas tus armas de mujer para que tu cuerpo se convierta en un imán y tu pareja caiga irremediablemente rendida a tus pies.

El vestuario y la psicología erótica

¿Sabías que la ropa puede tener un efecto erótico más intenso que un desnudo integral? La mente es así de juguetona y te permite hacer de la insinuación tu mejor aliada. No es lo mismo enseñar los pechos que dejarlos entrever. Lo primero tiene un innegable cariz sexual, pero es lo segundo lo que resulta verdaderamente erótico.

Realza tus atributos naturales eligiendo ese vestido que mejor se adapta a tu silueta. Escotes apretados para presumir de delantera, con aberturas laterales para lucir piernas, tirantes para potenciar la sensualidad del cuello y los hombros, encajes, fruncidos, cremalleras... En la psicología erótica cada detalle cuenta.

Los vestidos con colores que definen tu sensualidad

No hay un color más erótico que otro porque la tonalidad de tu poder de seducción depende únicamente de ti. Tradicionalmente el rojo y el negro han sido dos colores básicos en los juegos con tintes eróticos, pero en esta sección descubrirás que la lujuria tiene una gama de tonalidades prácticamente interminable.

Desde una sensual burbujita de champán con destellos amarillos hasta un provocador angelito del blanco más inmaculado. Los colores definen tu sensualidad en la medida en la que tú quieres sentirte seductora.

La excitante sobriedad clásica y el erotismo incontenible de lo moderno

No por ser más atrevida vas a sentirte más sensual. Lo importante es que lleves lo que lleves te sientas cómoda y lo suficientemente a gusto contigo misma para hacer que el erotismo fluya de manera natural.

Es por ello que básicamente encontrarás dos tipos de vestidos sexys. Unos que se caracterizan por su erótica sobriedad y otros más desenfadados que por lo general ofrecen una visión mucho menos discreta de todo lo que estás dispuesta a ofrecer.

La ventaja de los vestidos sexy de corte más clásico (no confundir con vestidos aburridos o para chicas modositas) es que podrás utilizarlos en eventos y citas que vayan más allá de la puerta del dormitorio. Es un vestuario subidito de tono pero que lejos de desentonar en una fiesta te va a convertir en el envidiable centro de todas las miradas.

Para ocasiones un poco más íntimas puedes atreverte con diseños más modernos: transparencias descaradas, escotes de vértigo, encajes provocadores... Son ese tipo de vestidos sexys que están más cerca de la lencería íntima que del vestuario que te pondrías para salir un fin de semana y un paso más próximos de la desnudez total. ¿O no es que no te has fijado en las ansias con las que te mira tu pareja?