Collares BDSM

Los collares BDSM simbolizan la entrega a tu amante en vuestra relación de amo - esclavo. Con este tipo de collares sentirás el poder de someter a tu pareja a todos tus deseos y ella a tener que acatarlos. Existen una gran variedad para los collares de sumisión, desde los más simples, hasta los que están fabricados en metal y tienen diferentes adornos. Es uno de los componentes más básicos e imprescindibles para las parejas que entienden su relación de esta manera.

Mostrando 1 - 24 de 24 productos
Mostrando 1 - 24 de 24 productos

¿Qué son los collares BDSM?

Sentir la indefensión del otro, aunque sólo se trate de un juego y forme parte de la ficción sexual que os gusta, resulta muy excitante. Las prácticas eróticas con collares bondage son un clásico de los juegos de sometimiento y dominación que no entrañan ningún riesgo si conoces bien cuáles son las reglas y utilizas accesorios de calidad como los de esta sección de nuestra tienda erótica online.

El simbolismo de los collares bondage

Un collar convencional puede representar muchas cosas: pertenencia, distinción, control, sumisión, protección… Un collar BDSM, por encima de todos estos matices, representa sólo una: placer. Se trata de un tipo de diversión erótica reservada sólo para los más atrevidos, pero si das ese paso y lo pruebas, seguro que repites.

Al igual que los complementos de vestuario tradicionales, los collares para el sexo tienen su propio simbolismo dentro de las relaciones de pareja. Forman parte del ritual erótico y constituyen una representación icónica del placer, el juego y la diversión sexual.

Pueden abordar estos temas desde múltiples perspectivas, porque si por algo se caracterizan estos accesorios de bondage es por su polivalencia. Por eso en esta sección encontrarás desde collares que son sólo un sencillo cordón hasta artículos de diseño más complicado que sirven también para inmovilizar los brazos o las piernas, que denotan sumisión o que indican de manera simbólica la pertenencia de la persona sometida a aquella otra que ha decidido tomar las riendas.

Un collar erótico para cada tipo de práctica

Los expertos en bondage ya se conocen las características de este tipo de accesorios, pero los que os estéis iniciando a través de esta web, debéis tener claras las particularidades de cada collar sexual en función del tipo de escenario en el que os encontréis. De forma muy genérica se distinguen tres grandes grupos de collares BDSM:

  • Collar de consideración: el dominante entrega un collar o cadena, casi siempre con alguna marca en azul, que refleja el interés de ambos por iniciar una relación en la que existe ya una conexión de sumisión del uno al otro que impide el acercamiento de cualquier otra persona con intenciones dominantes.

  • Collar de entrenamiento: la pareja que formalmente decide pasar a las prácticas bondage, conoce sus roles, sus gustos y sus límites, empieza a utilizar el collar de entrenamiento. Un accesorio por lo general fabricado en cuero rojo o negro que, una vez aceptado, exige un mayor grado de disciplina por parte del dominante y un mayor grado de lealtad y devoción por parte del sumiso.

  • Collar formal: el último paso en el desarrollo de este tipo de relaciones es el collar formal, el que representa un mayor grado de compromiso y el que se va a utilizar durante las prácticas sexuales como un elemento más de placer. Un collar bondage resistente, de cuero rígido, con múltiples anillas en las que enganchar cadenas para que la persona dominante deje constancia de su posición. Durante el sexo se podrán utilizar además collares combinados con pezoneras o con restricciones para muñecas y tobillos que dejen al sumiso en una excitante posición de indefensión frente a su amo.