Suelo Pélvico

Ver tipos de Suelo Pélvico

El suelo pélvico puede debilitarse por causas como el embarazo, infecciones de orina, deportes de impacto, la edad… Cuidar y ejercitar tu musculatura pélvica te previene de la incontinencia urinaria y de problemas como los prolapsos pero además, te ayuda  mejorar tu vida sexual. Existen algunos complementos que son perfectos para esa tarea, como por ejemplo las bolas chinas.

por página
Mostrando 1 - 48 de 155 productos

¿Qué es el suelo pélvico

El suelo pélvico está formado por un conjunto de músculos y ligamentos que se encuentran en la base de tu pelvis. Se incluye dentro de lo que conocemos como core, que son los músculos que forman las paredes que encierran nuestro tronco: tu abdomen, el diafragma, los oblicuos, la musculatura lumbar y el propio suelo pélvico.

La función más conocida del suelo pélvico es la de retener las vísceras del abdomen y la pelvis, es decir sostener el aparato digestivo, urinario y reproductor. Además, es el responsable de controlar la continencia urinaria y anal.

Tono y fuerza vaginal

Es importante difenciar entre tono y fuerza vaginal cuando hablamos de suelo pélvico. El tono sería la capacidad de contracción involuntaria que tienen nuestros músculos. Es decir, las fibras musculares responsables del tono sujetan la vejiga y funcionan sin que te des cuenta durante todo el día. Mientras que la fuerza se refiere a la contracción de manera voluntaria y consciente que realizas. Es lo que estarías usando cuando contraes la vagina de manera consciente, por ejemplo.

El suelo pélvico es un grupo muscular muy importante en nuestro cuerpo, pero también puede debilitarse por diversas razones:

  • El embarazo, parto, postparto y menopausia.

  • Infecciones de orina.

  • Deportes de alto impacto como voleibol o el running.

  • El embarazo, parto, postparto y menopausia.

Ventajas de mantener un suelo pélvico fuerte

Mantener tu suelo pélvico en óptimas condiciones puede aportarte numerosos beneficios:

  • Prevenir la incontinencia urinaria leve o abundante.

  • El placer en tus relaciones sexuales aumenta. Al fortalecer los músculos pélvicos, podrás ejercer mayor presión sobre el pene o juguete que estés/estéis utilizando, siendo así el roce y sensaciones mucho mayor.

  • Aumentar la lubricación vaginal de forma natural haciendo que las relaciones sexuales también mejoren.

  • Mejorar los orgasmos, haciéndolos más intensos y frecuentes. Sí, lo que acabas de leer. Por si no lo sabías, normalmente tenemos entre 3-5 contracciones en un orgasmo. Con una musculatura pélvica fuerte, los orgasmos pueden llegar a tener entre 10-15 contracciones. ¡Del doble al triple de contracciones!

¿Cómo puedes fortalecer tu suelo pélvico?

Existen diferentes formas de ejercitar el suelo pélvico que te ayudarán a mejorar el tono y la fuerza dependiendo de tus necesidades: desde ejercicios de Kegel, ejercicios con bolas chinas, ejercitadores y pesas vaginales... hasta vibradores y dildos.

Antes de comenzar, te recomendamos que un profesional especializado haga un diagnóstico del estado de tu suelo pélvico y que leas nuestro manual sobre suelo pélvico. El primer paso antes de decidir si poner en marcha un proceso para fortalecer el suelo pélvico es realizarse un diagnóstico del estado actual de tu suelo pélvico por un profesional especializado, esto decir un fisioterapeuta del suelo pélvico, matrón/a o un ginecólogo/a. Una vez conozcas el estado de tu suelo pélvico y tu objetivo a conseguir (mejorar tono, mejorar fuerza o ambos), deberás usar un tipo de ejercitador con un peso y tamaño determinados.