Vibradores para viajar

Vibradores para llevar de viaje: Se trata de una selección de vibradores que debido a su reducido tamaño los consideramos muy aptos para ser transportados durante cualquier excursión o viaje, haciendo que puedas disfrutar de una sesión excitante en cualquier lugar que se presente.

Mostrando 1 - 10 de 10 productos
Mostrando 1 - 10 de 10 productos

Vibradores que puedes llevar de viaje

Si normalmente tus juguetes sexuales te hacen subir al séptimo cielo, estos lo harán de manera todavía más justificada. Y es que los vibradores para llevar de viaje están pensados para que los metas en tu equipaje y te acompañen a cualquier rincón del mundo. Porque si el placer no conoce fronteras, tus juguetes eróticos tampoco.

Tus momentos más íntimos siempre en la maleta

No será la primera vez que sales de viaje y te arrepientes de haber tenido que dejar en la mesilla de noche ese vibrador que tanto te divierte en tus ratos de intimidad. ¿Por qué renunciar al placer cuando sales de casa? Precisamente cuando estás fuera de tu territorio conocido puede ser cuando más te apetezca o más te excite un poco de diversión con movimiento.

Para esos momentos especiales se diseñaron los vibradores para llevar de viaje, la versión compacta y ligera de los vibradores de toda la vida orientada a quienes saben que tan importante es meter en el equipaje el cepillo de dientes como una buena fuente de estimulación erótica. Si te gustan los juegos con vibradores de tamaño convencional, la modalidad mini te va a resultar una opción estupenda para cuando tengas que salir de casa.

Vibradores para llevar de viaje: versión mini, placer maxi

No te fíes de las apariencias, porque el tamaño no lo es todo. Estos pequeños juguetes eróticos esconden en su interior potentes motores de vibración que harán que todo tu cuerpo se sacuda de placer.

Realmente la única diferencia con respecto a un vibrador convencional son las dimensiones. Por lo demás, un vibrador para llevar de viaje te ofrece las mismas prestaciones que cualquier otro juguete sexual con movimiento de los que podrías tener en la mesilla de noche de tu habitación.

Se fabrican con los mismos materiales (silicona, gelatina, TPR…), se diseñan con diferentes texturas (estriados, punteados, lisos…), algunos incluyen multifunciones para que regules el tipo de pulsación o la velocidad con la que se mueven y en ocasiones están destinados a la estimulación de zonas muy específicas de tu anatomía (ano, vagina, clítoris…).

Y lo mejor de todo es que los puedes llevar siempre encima: en el bolso, en la mochila o en la maleta que vayas a facturar junto al resto de tus pertenencias personales porque lo cierto es que apenas ocupan espacio. Así que la próxima vez que oigas eso de que el tamaño importa, piénsalo bien. ¡Claro que importa! Y en estos casos en los que tienes que salir de viaje, cuanto más pequeño mejor.