Filtro

Precio

0 € - 150 €

En Oferta

Bolas chinas

La diversión y la salud sexual tienen su punto de encuentro en las bolas chinas, un artículo erótico en forma de esferas que con la práctica y el uso habitual te ayudan a prevenir problemas como la incontinencia urinaria o el prolapso uterino. ¿Todavía no las has utilizado? Compra ya tus bolas pélvicas y ponte en forma para disfrutar más del sexo y evitar algunos de los problemas más habituales en la salud sexual de la mujer.

Las bolitas chinas y el placer femenino

Seguramente ya estás al tanto de que el porcentaje de mujeres que es capaz de alcanzar el orgasmo exclusivamente vaginal es muy limitado. En la mayoría de los casos es necesaria la estimulación del clítoris para que las chicas lleguen al clímax. Entonces, ¿dónde está la gracia de las bolas chinas?

Estrictamente no podemos considerar las bolas Ben Wa como un elemento de estimulación femenina tal como consideraríamos un vibrador, por ejemplo. Es cierto que tanto al introducirlas en la vagina como al sentir su movimiento acompasado con el movimiento del cuerpo al caminar, la mujer experimenta una sensación muy agradable.

Pero el verdadero potencial erótico de estas bolas de placer está en lo que pueden hacer por ti a largo plazo: una mayor sensibilidad en tus zonas íntimas y orgasmos mucho más intensos. ¿A que merece la pena entrenarse con ellas?

Mejora tu sexualidad con el Kegel

Como herramienta para el entrenamiento sexual, las bolas chinas también tienen mucho que ofrecerte. Es la parte terapéutica de este artículo erótico con una importante implicación en el ámbito de la salud.

Puedes entrenarte a diario y sin que nadie lo note mediante los ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en la contracción del músculo pubocoxígeo y están destinados a fortalecer el suelo pélvico. ¿Con qué propósito? Por un lado, con el de prevenir patologías que son muy frecuentes en las mujeres, bien sea por el embarazo y el parto, los cambios de peso o la edad. Cuestiones como la incontinencia urinaria o los prolapsos uterinos se pueden prevenir si trabajas tu suelo pélvico de la manera adecuada con una bola china y una buena tabla de ejercicios de Kegel.

Por otro lado, como ya hemos visto, el fortalecimiento de esta zona de tu anatomía también tiene repercusiones positivas en tu vida sexual. ¡Así que son todo ventajas!

Bolas Chinas

Bolas Chinas: Bolas Ben Wa o bolas chinas (también bolas de geisha), por lo general son dos bolas bastante ligeras que la mujer introduce en la vagina y que, normalmente, tienen en su interior otras bolas más pequeñas, creando una vibración en el interior. Mediante el movimiento las bolas interiores golpean con las exteriores y realizan una especie de efecto vibratorio, produciendo sensaciones muy eróticas y placenteras. Pueden ser incluso utilizadas mientras se camina o se realiza cualquier tarea que requiera movimientos del cuerpo.

Subcategorías de bolas chinas:

por página
Mostrando 1 - 42 de 123 productos
Mostrando 1 - 42 de 123 productos

¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas chinas son un objeto de placer con una doble vertiente. Por un lado, no dejan de ser un juguete erótico que se viene utilizando desde tiempos remotos. Por otro, está demostrado que su uso favorece al fortalecimiento del suelo pélvico y con ello previene muchos problemas de salud comunes en la mujer.

Atrévete a experimentar nuevas sensaciones con uno de los dispositivos con más historia en el ámbito de los juguetes eróticos. En esta web te ofrecemos algunas sugerencias.

Diferentes variantes de un mismo juguete

Las bolas chinas se pueden insertar tanto en la vagina, bolas chinas vaginales, como en el ano, bolas chinas anales, por lo que sus diseños son muy variados. Suelen pesar entre 5 y 30 gramos y ser de diámetros diferentes (incluso en un mismo juguete) para proporcionar distintos tipos de vibración.

En cualquier caso, su funcionamiento es el mismo. Las bolas golpean desde el interior hacia el exterior provocando vibraciones que son absorbidas por las paredes de la vagina o del ano y produciendo sensaciones muy placenteras. Para las más exigentes también existen un tipo que ya te hacen todo el trabajo de vibración, se trata de las bolas chinas con vibración, las que a trevés de unos motores internos provocan las vibraciones sin necesidad de movimiento del cuerpo. Estas tienen una función más placentera, ya que el esfuerzo por parte de la mujes es menor, sin embargo no deja de ser un juguete erótico muy saludable.

¿Cómo colocar las bolas chinas en la vagina?

A simple vista puede parecer un proceso complejo, pero si sigues estos pasos no tendrás ninguna dificultad a la hora de empezar a utilizar tus bolas chinas.

  1. Lávate las manos y encuentra una posición que te permita estar cómoda y relajar los músculos de la pelvis. Ya sea sentada sobre el WC o tumbada en la cama, te recomendamos que abras bien las rodillas y respires con calma.

  2. Lubrica las bolas para que se deslicen mejor. No te excedas en el uso de estos productos porque si las bolas están demasiado resbaladizas no entrarán con la misma facilidad. Es mejor que empieces practicando con una única bola y unas gotas de lubricante

  3. Abre los labios mayores con los dedos de una mano y con la otra desliza la primera bola hacia el interior de tu vagina. Puedes ayudarte con pequeños movimientos giratorios para que su avance sea más fluido. Es una sensación muy agradable.

  4. Repite el proceso con el resto de las bolas. Cuando acabes asegúrate de que están bien colocadas. Lo sabrás porque las bolas chinas apenas se notan en tu interior hasta que no comienzas a moverte.

¿Cuánto tiempo puedes llevar las bolas chinas en el interior de la vagina?

Todo depende del uso que les quieras dar. No debes pasar por alto que, aunque la utilización de bolas chinas produce una sensación muy placentera y puedes recurrir a ellas con fines eróticos, también se pueden usar como terapia para fortalecer tu suelo pélvico y mejorar tu calidad de vida.

En este sentido, es recomendable utilizar las bolas durante breves períodos de tiempo al principio e ir incrementando su uso progresivamente. Comienza con cinco minutos y prolonga su utilización hasta media hora al día durante varias semanas. No hay ningún inconveniente en que te las pongas con regularidad y durante períodos prolongados siempre y cuando te sientas cómoda con ellas.