Beso negro | Qué es y cómo realizarlo

Beso negro | Qué es y cómo realizarlo

|

Este artículo ha sido escrito y aprobado por la psicóloga y sexóloga Arola Poch el 21 de junio de 2022.

La boca es una zona muy sensible y el ano, también. Combinar ambas cosas durante el beso negro puede dar un resultado explosivo. Eso sí, no apto para personas con prejuicios. Así que déjalos a un lado (al menos para leer este artículo) y acompáñanos por este recorrido de lengua y labios por la zona trasera.

Deja los prejuicios

Deja los prejuicios a un lado para disfrutar el beso negro.

¿QUÉ ES EL BESO NEGRO?

Por si queda alguna duda, el beso negro o anilingus o rimming es estimular con la boca el ano de otra persona (claro, el propio sería complicado). Hay personas que este tipo de prácticas las consideran escatológicas y otras a quienes les atraen un montón. Ya sabemos, para gustos los colores. Y el negro es uno de ellos.

Que boca y lengua dan mucho juego en el tema sexual no es novedad. La gran cantidad de terminaciones nerviosas que hay en labios y lengua provoca excitación y placer. Por el otro lado, en el caso que nos ocupa, el ano es una zona también muy sensible, así que recibir caricias orales en él provoca buenas sensaciones. Pero más allá de lo físico, hay un motivo básico por el cual se incluye la estimulación anal en los encuentros eróticos: porque da morbo. El morbo es algo muy particular y muy poderoso: cuando el contexto nos resulta psicológicamente excitante, las sensaciones aumentan y se potencian.

El beso negro, qué es

Qué es el beso negro.

El beso negro puede causar excitación psicológica por ser considerada una práctica transgresora. Lo que tiene que ver con el agujero trasero tiene un cierto halo tabú que unido al del sexo, ¡zas!, combinación poderosa. O, en prácticas BDSM, se puede relacionar con cierto sometimiento. Aclaro que no considero que realizar estimulación oral de la parte del cuerpo que sea lleve implícito un rol inferior. Pero en determinados contextos en los que sí se juega con esos roles, puede aprovecharse como una práctica más en la que quién da está al servicio de quién recibe. Y ambas personas disfrutan, eso siempre.

Dejemos tabús a parte: lamer esa parte no tiene por qué ser denigrante y jugar con el ano de un hombre no lo hace menos hombre (obvio, pero tenía que decirlo). Así que, si os apetece, se trata de buscar y explorar nuevas sensaciones.

COSAS A TENER EN CUENTA ANTES DE PONERNOS LABIOS A LA OBRA

Higiene ante todo

Lo primero es básico: la higiene. En el sexo siempre es importante lavarse antes, pero si va a entrar en juego la parte trasera del cuerpo en contacto con una lengua, incluso más. Hay que eliminar cualquier olor o residuo fecal. No es necesaria una limpieza profunda (estoy pensando en enemas), ya que la estimulación es principalmente externa.

En cualquier caso, y con toda la higiene, hay que ser conscientes de la parte en la que se está y de su posible olor y sabor. Aunque eso no tiene que ser necesariamente malo, en el sexo olores y sabores se mezclan para una maravillosa excitación.

Higiene ante todo

La higiene es fundamental.

Lo que comes, influye

Puede ser recomendable evitar ciertos alimentos antes del beso negro: bebidas carbonatadas o comidas pesadas que puedan provocar gases involuntarios. Aunque debo decir que a algunas personas les gustan las flatulencias. Así que dependerá de cada cual y de la confianza que se tenga.

Con protección siempre

Si eres quien da, ten presente el tema de la protección. En relaciones de riesgo, se pueden transmitir Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). Hay barreras de látex que pueden ser muy útiles para estos casos. Las barreras de látex son unas láminas rectangulares que se pueden colocar sobre ano o vulva y protegen de ITS. Por cierto, las hay de sabores.

Protección ante todo

Usa siempre protección.

Mucha comunicación

Finalmente, pero no menos importante, ambas personas han de estar cómodas realizando la práctica. No me refiero al consentimiento, eso es un must siempre, sino a que puede que alguna persona quiera hacerla pero se sienta rara por los tabús que hemos comentado. Esa persona puede ser tanto quién da como quién recibe. Así que si algo no va fino, pues ya sabéis, se dice y a otra cosa.

CÓMO REALIZAR EL BESO NEGRO

Tus herramientas de placer

No olvides que estamos en nivel beso, esto quiere decir que tus herramientas principales de trabajo serán labios y lengua con las que puedes lamer, besar pero mejor no morder (ahí entran dientes y recuerda que hemos dicho labios y lengua). También puedes ayudarte con los dedos y hacer pequeños masajes en la zona. Cuida de no llevar las uñas largas, no queremos hacer ningún arañazo.

Sin prisa, pero sin pausa

Dicho esto, es recomendable no empezar demasiado a saco. Ir despacio acostumbra a ser una buena estrategia. Es habitual comenzar haciendo sexo oral a pene o vulva y poco a poco ir deslizándose hacia abajo y hacia atrás hasta llegar a la zona del ano. Por cierto, al revés, del ano a los genitales, mejor no ir, por no llevar posibles bacterias de un lado a otro.

Menos a más

De menos a más.

En la variación está el placer

Una vez allí, en la zona negra, se pueden ir combinando lengüetazos más largos, con otros más cortos, más lentos o más rápidos. Rodea con la lengua el ano, aproxímate sin llegar para, luego, centrarte en él. Haz movimientos circulares con la lengua, añade otros más planos, para un momento y besa la zona. En definitiva, combina diferentes movimientos para que la estimulación no sea homogénea.

Ve más allá

Si queremos aprovechar, ya que estamos por la zona, para meter algún dedo u otras cosas (plug anal, vibrador, dildo…) en el ano, podemos utilizar algún lubricante anal que facilite la labor. La estimulación oral relaja la zona, con lo que es una buena manera para luego disfrutar de la penetración. Hay lubricantes o geles de sabores que pueden combinar bien con el beso negro.

Lubricante anal

Lubricación ante todo.

Ahora bien, no te empeñes en querer meter la lengua en el ano. Aparte de complicado, no es necesario. La parte externa tiene muchas terminaciones nerviosas y es la zona que principalmente da placer en esta práctica.

MEJORES POSTURAS PARA EL ANILINGUS

A cuatro patas

A cuatro patas

Postura a cuatro para el anilingus.

Nos interesan posturas en las que haya un buen acceso al culo y en las que ambas personas estén cómodas. Para lo primero, una buena opción puede ser que la persona que recibe el beso negro se ponga a cuatro patas o en el borde de la cama, con el pecho recostado y las piernas en el suelo. La persona que da se arrodilla detrás.

Tumbada boca arriba

Boca arriba

Boca arriba para un mejor acceso.

Otra posibilidad, que tiene más en cuenta la comodidad, es que la persona que recibe se tumbe boca arriba con un par de cojines debajo y así levantar un poco la zona de la pelvis. De esta manera el ano está más accesible para la persona acompañante que se colocará delante, donde también tiene buen acceso, por cierto, a los genitales.

Facesitting

Facesitting

Postura para hacer facesitting.

Si se opta por más morbo, el facesitting o sentarse en la cara de la persona puede ser también interesante. La pareja se tumba boca arriba y quien recibe se sienta a horcajadas sobre la cara, dando la espalda, controlando el peso y la zona de estimulación con sus movimientos. Cuando quien se sienta encima es la mujer, esta postura se conoce como la silla de la reina.

Ya que estamos en faena, un apunte final: si cuando te están realizando un anilingus te estimulas tu clítoris o tu pene, la sensación puede aumentar y llevarte al séptimo u octavo cielo. Y es que el sexo va de eso: de explorar, descubrir y volar.

Ahora ya lo sabes, si te apetece o sientes curiosidad, no existe ningún inconveniente en explorar nuevos territorios y disfrutar de las sensaciones que produce esta forma de estimulación anal sin necesidad de penetración. ¡A disfrutar!

Disfruta del beso negro

Abre tu mente y disfruta del beso negro como nunca.

  • Todas las imágenes de este artículo han sido diseñadas y creadas por Diversual y no podrán usarse sin consentimiento previo.

¿Te ha gustado? Recibe contenido similar en tu correo.


Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional Todo el contenido de este artículo pertenece a Diversual y tiene una licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional. Para usar el contenido es necesario nombrar a la fuente con un enlace.

Arola Poch
Arola Poch

Licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona y en Comunicación Audiovisual por la UOC, ha realizado un Máster en Sexología por la Universidad Camilo José Cela, además de un postgrado en Crecimiento sexual y Terapia de Pareja por el Instituto Gomà. Ver más.

Blog