Las 10 fantasías eróticas preferidas por las mujeres

Fantasear parece sencillo, ¿verdad? Sólo tienes que dejar volar tu imaginación y trasladarte a otras realidades… Fantaseando puedes llegar a vivir experiencias de todo tipo treméndamente placenteras, eso sí, de momento solo en tu mente. En el plano sexual las fantasías te permiten dejarte llevar por tus pensamientos eróticos y entrelazar la mente, el cuerpo y las emociones.

Fantasear mejora nuestra vida sexual, y todxs, absolutamente todxs, tenemos fantasías.

Las fantasías sexuales son representaciones que hacemos en nuestra mente con temática sexual. Lo creas o no, las fantasías se pueden producir también de manera involuntaria, y son mucho más comunes de lo que todo el mundo piensa. Aun así, la mayor parte de las personas prefiere guardar sus fantasías para su propia intimidad, bien sea por presión social o por un tema de moralidad.

Fantasías sexuales femeninas

Las mujeres fantasean tanto como los hombres, aunque con enfoque diferente.

Sí, TODAS LAS MUJERES TIENEN FANTASÍAS ÍNTIMAS

Tanto hombres como mujeres fantaseamos con la misma frecuencia pero a la hora de profundizar en el contenido, ellas se recrean mucho más: suelen adornar lo que están imaginando de forma mucho más detallista, más visual y por lo tanto muuucho más intensa. Suena a tópico pero así es, ellos van mucho más al grano. Sin embargo, a la hora de explicar lo que pasa por su mente, son ellos los que tienen menos pudor para compartir sus fantasías con el resto.

Las mujeres comienzan a fantasear ya desde la infancia. Las primeras fantasías suelen ser ideas más románticas y sensuales, pero con el paso del tiempo y el desarrollo sexual estas fantasías van evolucionando hacia ideas más sexualizadas.

La experiencia es un grado. Es importante también cómo influyen las experiencias que vives, la cultura, y toda la información que vas adquiriendo con respecto a la sexualidad con el paso de los años.

Es por eso que te recomendamos ir llenando el cajón de las fantasías con todo aquello que te estimule. Busca fuentes de inspiración (libros, música, películas, experiencias vividas…) que coloquen tus sentidos en el camino de lo erótico, justo en la casilla de salida.

Tener fantasías es algo completamente normal y natural, y muy sano desde el punto de vista psicológico. Fantasear sirve para desconectar la mente de los problemas del día a día, es una vía de escape que nos evade del estrés. Además, si lo piensas, las fantasías pueden aumentar el deseo sexual y con ello la excitación. ¡Todo son ventajas!

¡Fantasear es sencillo! solo hay que saber activar el botón de ON en nuestra mente.

LOS BENEFICIOS DE TENER FANTASÍAS (Y DE COMPARTIRLAS)

Fantasear te sienta bien. Puedes vivir experiencias que de otra forma no serían posibles, pero que desarrollándose en tu mente pueden reportarte el mismo placer. Si lo piensas las fantasías pueden ser como un discreto modo de excitación privada, tan íntimo que puedes recurrir a él siempre que tú quieras y sin que nadie más se dé cuenta…

Si a eso le sumas que puedes comunicar todo lo que pasa por tu mente a alguien que te interese o que te haga compañía durante los juegos sexuales… Es una forma de poner en preaviso sobre aquello que anhelamos o que nos gustaría probar. ¿No te parece excitante ya solo ese planteamiento? Quizá las siguientes ventajas te animen un poco más:

  • Todo está en la mente. Como ya te hemos contado una vez empiezas, la capacidad de fantasear va a influir directamente en el incremento de tu libido y el deseo. Sólo hay que saber qué teclas tocar para aprovechar todo ese potencial.

  • Mejora tu autoestima. En tu mente puedes centrarte en los detalles que te resulten más estimulantes, evitando las autocríticas y todo lo malo. No tienes que dar la talla ni vas a ser juzgadx.

  • Son de gran ayuda como ensayo general para futuros encuentros, y a la vez te servirán para conservar recuerdos agradables que ya han tenido lugar.

  • Las fantasías están hechas a tu medida, tú tienes el poder y puedes modificarlas y adaptarlas a tus gustos como quieras. Eres director, guionista, y actor de tu propia película para adultos. Y puedes tener a todos los artistas invitados que quieras en ella.

  • Es muy fácil y todo el mundo puede hacerlo, en cualquier momento, en cualquier lugar. Ahora mismo si quisieras.

  • Con la práctica conseguirás que fantasear sea mucho más sencillo, y mejorará también tu placer y tu respuesta sexual.

¡Compártelo! Si es algo realizable y que quieres introducir en tu vida sexual ¿por qué no probarlo? No te cortes a la hora de explicar lo que pasa por tu mente, puede ayudar a que tu pareja te comprenda mejor en el ámbito sexual y abráis nuevas puertas a otras sensaciones.

Las fantasías te convierten en director, guionista y actor de tu propia película para adultos.

Beneficios de tener fantasías

Tener fantasías sexuales tiene grandes beneficios y si las compartes, ¡aún más!.

TIPOS DE FANTASÍAS ERÓTICAS

Todas las fantasías se piensan con una misma finalidad: reportarte sensaciones de placer. Sin embargo, también es posible que algunas personas puedan tener fantasías más perturbadoras. Pero no te asustes, esto suele ocurrir porque la fantasía entra en conflicto con la manera de pensar que teníamos hasta ese momento. Si la fantasía se repite en forma de sueño y provoca malestar en quién la piensa, se debería de investigar el origen para descartar algún tipo de trauma o miedo inconsciente en la persona.

Dentro de la tipología de fantasías, podemos distinguir entre varias clases:

  • Las fantasías creativas

    Son aquellas que tienen por objetivo despertar el deseo y enriquecer las relaciones sexuales. Estas historias mentales serían lo más parecido a encender una cerilla, nos activan como si fuesen un fogonazo que pone en alerta todo el cuerpo.

  • Las fantasías anheladas

    Son aquellas que se crean a partir de todas las experiencias que nos gustaría probar. Es nuestra capacidad de sentir curiosidad la que les da forma. Las fantasías anheladas se desean con intensidad, ya que forman parte de aquello que verdaderamente ansiamos (aunque sea sólo en nuestra mente).

  • Las fantasías irrealizables

    Son aquellas que a veces es mejor dejar en la imaginación. Sin darnos cuenta, las fantasías más arriesgadas pueden poner en un compromiso la integridad física de los participantes o rozar incluso lo ilegal. A la hora de poner en práctica alguna fantasía, siempre deberás valorar si su realización puede molestar a otras personas.

Creativas, anheladas o irrealizables, lo importante es poner en marcha la imaginación y fantasear.

Tipos de fantasías sexuales

Son demasiadas las cosas buenas que aportan como para no permitirte fantasear.

¿SON REALMENTE DIFERENTES LAS FANTASÍAS DE HOMBRES Y MUJERES?

¿Existen realmente diferencias entre aquello que imaginan los chicos y lo que imaginan las chicas? La meta es la misma para todos, conseguir placer que sólo está en nuestra mente, sin embargo los caminos son muy distintos. Las prioridades cambian, y la forma de ordenar esas fantasías en nuestra mente tiene diferentes matices cuando se trata de hombres o de mujeres.

Es común que las fantasías de los hombres tengan un enfoque de dominación. Se podría decir que es todo consecuencia de la cultura masculina impuesta y que ellos únicamente se han dejado llevar. Así, entre sus fantasías más recurrentes podemos encontrar roles de dominación, de observación hacia varias mujeres practicando sexo, participar en tríos u orgías… casi cualquier cosa que los coloque en una posición de poder.

La imaginación de las mujeres es muy creativa, sus fantasías están detalladas con toda claridad.

Ellas, sin embargo, le dan un toque diferente al deseo. Las fantasías femeninas pueden incluir elementos y situaciones cotidianas, pero siempre irán acompañadas de todo tipo de detalle. La búsqueda de juegos nuevos para alcanzar sus expectativas y conseguir nuevos placeres es también un enfoque que se repite. El imaginario erótico femenino es muy amplio, y para muestra un botón.

Hombres y mujeres tienen fantasías eróticas

Buscamos lo mismo pero el camino para conseguirlo es muy distinto.

LAS 10 FANTASÍAS FEMENINAS MÁS HABITUALES

Hemos reunido las fantasías eróticas femeninas más habituales, pero ¡seguro que se te ocurren muchísimas más!

Imaginarlo es el primer paso para vivirlo ¡si tú quieres!

  • 1. HACER UN TRÍO

    Sí, el trío es la archiconocida fantasía erótica masculina, pero no nos engañemos: tanto ellos como ellas sueñan (a veces) con poder hacer un trío. Sin embargo, entre hombres y mujeres hay ligeras diferencias en el “cómo” y “con quién.”

    Ellos se imaginan siendo el macho alfa entre dos mujeres, que a su vez suelen jugar entre ellas durante la fantasía. Sin embargo, ellas se suelen imaginar acompañadas por dos hombres y no siempre su pareja está invitada a la fiesta.

    La fantasía por excelencia resulta tan estimulante porque combina diferentes factores que juntos multiplican el placer: la posibilidad de cambiar de pareja junto con la opción de estar con alguien desconocido, o recibir las atenciones de dos personas a la vez… En este caso, tres no serán multitud.

    Hacer un trío

    No siempre tres son multitud y 1+1 no siempre suman 2.

  • 2. INTERCAMBIO DE PAREJA

    El intercambio de pareja real es algo que cada vez está más extendido. Pero el paso previo es, quizá, imaginarlo y fantasear con la idea. Al igual que los tríos, este tipo de fantasías te permite compartir juegos con alguien desconocido o con más de una persona a la vez.

    Si os animáis a llevarlo a la práctica te recomendamos hacer un ejercicio muy importante de comunicación con tu pareja. Dejad claro qué es lo que estáis dispuestos a aceptar y qué no, poned unas reglas antes de llevarlo a cabo. La idea, como siempre, es que disfrutéis teniendo en cuenta la implicación emocional que los intercambios de pareja conllevan. Todo es válido si todo el mundo está de acuerdo.

  • 3. SEXO EN UN LUGAR PÚBLICO

    Otra de las fantasías recurrentes en el imaginario erótico femenino, es la que involucra lugares públicos que aportan un plus de peligro. Por ejemplo, el capó de un coche, la playa, el ascensor, el probador de la tienda en la que estás…

    ¿Por qué es tan común esta fantasía? Son varios los factores que se unen en este tipo de fantasías: el morbo de lo prohibido (para los despistados, recordemos que es ilegal mantener sexo en lugares públicos), la posibilidad de que alguien te vea, la inmediatez de la acción (un “aquí te pillo aquí te mato” para calmar las ganas) … Para ellas es importante el “dónde” como elemento pasivo de la fantasía. El lugar en el que ocurre la acción es un actor protagonista más dentro de la historia que hay su mente.

    Sexo en lugares públicos

    Imaginar tener sexo en lugares públicos suele excitar mucho por el posible “peligro”.

  • 4. SEXO CON UN CONOCIDO

    Seamos sinceros ¿quién no tiene algún conocido al que le haríamos un favor? Ese amigo de toda la vida, tu profesor, el psicólogo, el monitor de pilates, tu jefe… Las posibilidades son tan amplias como lo sea tu círculo de conocidos, y conforme tu círculo se amplía las posibilidades de seguir fantaseando también lo hacen. Es completamente normal fantasear con alguien cercano al que consideramos atractivo, más aún si alguna de las partes tiene pareja ya que entonces entra en la ecuación la variante de lo prohibido que tanto excita.

  • 5. SER OBSERVADA U OBSERVAR

    Ya hemos comentado lo que gusta fantasear con el sexo en lugares públicos, y seguramente la recurrencia de esta fantasía se deba al morbo de que nos pillen. Que puedan descubrirnos y observarnos mientras obtenemos placer nos deja en una situación de dominación por encima de la persona que nos observa. Tenemos el poder en ese momento, y le enseñamos lo que queremos que vea. Nos gusta ser observados, ser exhibicionistas por una vez.

    Si le damos la vuelta a la situación, también resulta muy excitante imaginarte observando escenas prohibidas al otro lado de la puerta (es lo que conocemos con el término francés de vouyerismo). El ser humano es curioso por naturaleza. ¿Te haces una idea en tu mente sobre a quién te gustaría poder observar? Sin embargo, observar a otros en tus fantasías puede ser el paso previo para fantasear tú mismx con el tipo de experiencia que estás observando. Quizá aún no te atrevas a practicar, pero sí que sientas curiosidad.

    Observar o ser observado

    Veo, veo… ¿qué te gustaría ver?.

  • 6. SEXO EN GRUPO

    Al igual que los hombres, ellas también fantasean con la idea de poder formar parte en una orgía.

    En las fantasías de sexo en grupo tienen cabida todos los subtipos de fantasías que queramos incorporar: sexo con desconocidos, con conocidos, con mujeres, con varios hombres a la vez, ejerciendo diferentes roles…

    La fantasía de participar en una sesión de sexo en grupo suele ser de las que apartamos en el cajón de las anheladas por parecernos irrealizable. Es posible que no tengas la suficiente información sobre dónde y cómo se realizan, o porque pienses que puestos a llevarla a cabo no sea todo tan ideal como has imaginado en tu mente… Ten en cuenta que mantener sexo con varias personas a la vez requiere de cierto nivel de preparación física para poder mantener el ritmo. Sea como sea, pensar en ello siempre es el primer paso para poder llevarlo, siempre que sea algo que tú desees.

  • 7. SER DOMINADA O DOMINAR

    En las fantasías en las que la mujer ejerce el rol de sumisa (ser dominada), se fantasea con recibir órdenes por parte de un amo y ejecutarlas sin contemplación para proporcionarle placer. Dependiendo del grado de la fantasía y el atrevimiento se puede llegar a fantasear con el placer propio a través del dolor físico. Se tiene la creencia de que las personas que tienen fantasías de sumisión suelen ser controladoras en su vida real, y se excitan al pensar que no son ellas las que tienen el mando en esas situaciones.

    En las fantasías con rol de dominante, se fantasea con ordenar y hacer cumplir tus deseos a alguien que presente sumisión hacia ti para obtener tu propio placer. Tendrás a la otra persona a tu merced y podrás hacer con ella lo que quieras (dentro de los límites de seguridad establecidos).

    En los últimos años han proliferado numerosos libros y películas cuyo tema principal es la dominación, consiguiendo acercar esta temática hacia el gran público para el que hasta ahora no era tan conocida. La mejora forma de poner en práctica esta fantasía es iniciarse en el mundo de las ataduras y la inmovilización aprendiendo los nudos bondage para principiantes.

    Localización del punto G

    En las fantasías de sumisión o dominación son muy excitantes y...¡realizables!

  • 8. SEXO CON OTRA PERSONA CON DIFERENCIA DE EDAD

    Fantasear con alguien con una gran diferencia de edad también suele ser recurrente, ya sea con alguien mucho mayor que nosotros o con alguien menor. Tendemos a pensar que una persona de más edad puede aportarnos conocimientos o maneras de hacer nuevas y mejores, ya que debería de tener más experiencia.

    Sin embargo, cuando fantaseas con alguien más joven, estás anhelando transmitir tu saber hacer sexual hacia esa persona más inexperta, demostrar que estás en una posición de poder y que tienes el control de la situación. Quieres enseñarle todo lo que sabes y lo que puedes conseguir.

  • 9. SEXO CON OTRA MUJER SIENDO HETEROSEXUAL

    Una de las fantasías femeninas más habituales pasa por tener relaciones con otra mujer. Son numerosas las teorías que afirman que todos nacemos con una bisexualidad latente, pero que el contexto social y cultural nos reprime. Sin embargo, tener fantasías con otra mujer no significa necesariamente que seas bisexual, sino que la experiencia con una mujer te despierta curiosidad. Recuerda que en tu mente está permitido hacer todo lo que quieras, te lo puedes permitir. Si decides hacer realidad esta fantasía te recomendamos echar un ojo a los juguetes específicos para parejas de mujeres porque pueden convertirse en grandes aliados. 

    Fantasía lésbica siendo heterosexual

    Las fantasías lésbicas son muy frecuentes entre mujeres heterosexuales, ¿por qué será?

  • 10. SEXO CON UN EXTRAÑO O FAMOSO

    Muchas mujeres se excitan al imaginarse con alguien con el que no tienen ningún vínculo. Puede ser alguien que forma parte más o menos de tu día a día (el chico que te trajo la pizza anoche, el policía que dirige el tráfico por las mañanas, alguien que va contigo en el mismo vagón de tren…) y con el que te imaginas sin apenas conoceros.

    También se dan fantasías con personas famosas a las que se admira, todos tenemos un amor platónico en secreto: tu cantante favorito, ese presentador de la televisión, el prota de la serie de los viernes… El sentido de la admiración mezclado con el placer del momento de estar con tu ídolo puede ser una combinación explosiva.

Tener ocupada la mente con fantasías sexuales es algo que a todos nos sienta muy bien, sobretodo en el ámbito erótico. La fantasía no deja de ser un recurso erótico como cualquier otro: una película porno, un libro, un juguete…

Las fantasías no son buenas ni malas, ¡simplemente son lo que tú quieras! Aprovéchate y utiliza todo su potencial.

Recrearse en una fantasía no significa necesariamente que quieras llevarla a cabo. Puedes elaborar tus propias historias en la mente con todo tipo de detalle y ayudarás a enriquecer tu vida sexual y a mejorar tu libido. Fantaseando nos sentimos a salvo, porque no existen las consecuencias que esa acción puede tener en la realidad.

Si tienes pareja, comparte con ella aquello que anhelas, es la base de una buena comunicación sexual y puede abriros las puertas hacia nuevas sensaciones. Hablar sobre vuestras fantasías os ayudará a entenderos y a mejorar. No os juzguéis el uno al otro, y tened presente que las fantasías de uno no tienen por qué gustaros a ambos.

Lo que significan nuestras fantasías tiene una importancia relativa, no habrá una fantasía sexual mala siempre que a ti te funcione. Si la fantasía funciona contigo y es capaz de activarte, ¡no dudes en usarla! Utiliza las fantasías para obtener placer en un entorno seguro que puedes controlar.

Y, por último, ¿sabes ya cuál es el órgano sexual más poderoso de todos? Sí, justo el que estabas pensando: el cerebro. Así que no te cortes a la hora de usarlo para obtener placer. Permitirte fantasear es el primer paso para disfrutar de las fantasías, y una vez conseguido serás tú quien decide si las pone en práctica o no… ¿Nos ponemos a ello?

Hay que fantasear más

Si la fantasía sexual es capaz de hacerte sentir placer, ¡utilízala y mucho!

  • Todas las imágenes de este artículo han sido diseñadas y creadas por Diversual y no podrán usarse sin consentimiento previo.

¿Te ha gustado? Recibe contenido similar en tu correo.


Blog