Cistitis postcoital: causas, síntomas y tratamientos efectivos

Cistitis postcoital: causas, síntomas y tratamientos efectivos

Este artículo ha sido escrito y verificado por la fisioterapeuta especializada en fisioterapia uroginecológica, obstétrica y fisiosexología Irene Fernández el 02 de abril de 2024.

Descubre cómo prevenir y tratar la cistitis postcoital y conoce los remedios caseros, las causas y los síntomas de la mano de Irene Fernández.

¿QUÉ ES LA CISTITIS POSTCOITAL?

La cistitis postcoital es una inflamación dolorosa de la vejiga. Suele producirse por una infección de la vejiga urinaria después de mantener relaciones sexuales.

La actividad sexual puede facilitar que las bacterias presentes en la zona genital se introduzcan en la uretra y la vejiga, lo que aumenta el riesgo de desarrollar una infección del tracto urinario en algunas personas.

Aunque puede afectar tanto a hombres como a mujeres, la cistitis postcoital es más común en mujeres debido a la proximidad de la uretra a la vagina y al ano, haciendo que sea más fácil que se transfieran bacterias durante la práctica sexual. Esta inflamación puede ser extremadamente incómoda para quienes la sufren y puede tener un impacto negativo en su calidad de vida.

Qué es cistitis postcoital

Cistitis postcoital, qué es.

¿QUÉ SÍNTOMAS PUEDE DAR LA CISTITIS POSTCOITAL?

La cistitis postcoital se produce cuando las bacterias presentes en el área genital ingresan en la uretra durante la actividad sexual y posteriormente infectan la vejiga. Esta infección acostumbra a causar síntomas típicos de una infección urinaria, pero al preguntarle a la persona vemos que los síntomas aparecen o se manifiestan después de haber mantenido relaciones sexuales. Los síntomas que se relacionan con la cistitis postcoital:

  • Dolor al orinar

  • Necesidad frecuente de orinar

  • Sensación de ardor al orinar

  • Dolor pélvico

  • Sangre en la orina

  • Fiebre

Todos estos síntomas pueden variar en intensidad de una persona a otra, y no es necesario experimentarlos todos a la vez para confirmar una cistitis postcoital. Si experimentas alguno de estos síntomas, especialmente si son persistentes o graves, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Síntomas cistitis postcoital

Los síntomas de la cistitis postcoital.

¿CUÁLES SON LAS POSIBLES CAUSAS DE LA CISTITIS POSTCOITAL?

La cistitis postcoital puede ser causada por varias razones. Una de las principales, y también la más conocida, es la introducción de bacterias en la uretra durante el acto sexual. Durante el coito, la fricción o también la falta de lubricación de la zona íntima puede hacer que las bacterias sean empujadas hacia arriba y acaben colonizando la zona. Aunque como te decía, hay casos en que la infección puede ser provocada directamente por hongos, parásitos o virus.

Durante la penetración puede producirse una irritación mecánica, esta irritación dada por fricción, falta de lubricación o alguna pequeña herida puede predisponer a una infección.

En la región genital viven con nosotros diferentes microorganismos que, si están en desequilibrio, aparece una disbiosis de la zona genital. Si a la disbiosis le añadimos la acción mecánica, es más fácil que las bacterias presentes en la región genital pueden introducirse en la uretra, llegar hacia la vejiga y acabar en una infección urinaria.

En la mujer, especialmente debido a las variaciones hormonales a lo largo del ciclo menstrual, pueden predisponer a que nuestra protección natural se vea disminuida. Los Lactobacillus, bacterias defensoras de nuestra salud vulvovaginal, están íntimamente relacionados con los estrógenos. Cuando los estrógenos disminuyen, es probable que los Lactobacillus también desciendan en número dejando a la mujer más expuesta a posibles infecciones.

La anatomía de la mujer no ayuda a la prevención, ya que la uretra de las mujeres es más corta que la de los hombres, lo que facilita el acceso de las bacterias a la vejiga durante la actividad sexual.

Además, las personas que han sufrido infecciones previas en el tracto urinario, tienen un mayor riesgo de desarrollar una cistitis postcoital. Del mismo modo, aquellas personas con sistemas inmunitarios debilitados con ciertas patologías médicas o por el consumo de algunos medicamentos, son más susceptibles a desarrollar esa infección.

En el caso de las cistitis postcoitales recurrentes, quizás se haya generado un biofilm en el tracto urinario inferior. Un biofilm es una película o capa delgada de bacterias que se adhieren a la superficie de la mucosa de la vejiga urinaria. Estas bacterias pueden formar una estructura tridimensional compleja que las protege de los ataques del sistema inmunológico y de los tratamientos antibióticos convencionales, es decir, se vuelven resistentes porque están protegidas. Los biofilms bacterianos pueden ser una de las razones por las que algunas infecciones urinarias, incluida la cistitis postcoital, pueden ser recurrentes o difíciles de tratar. Si existe el biofilm, la eliminación completa de las bacterias es difícil y aumenta la susceptibilidad a futuras infecciones.

Causas posibles de la cistitis

Posibles causas de la cistitis postcoital.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE LA CISTITIS POSTCOITAL?

Primero, y muy importante, es confirmar que existe infección. Hay síntomas que pueden aparecer sin que se encuentre bichito en el cultivo. Aquí el uso de medicación sería una contraindicación y podría agravar los síntomas.

Cuando la infección esté confirmada hay que empezar con el tratamiento adecuado. El tratamiento más conocido para la cistitis postcoital es el uso de antibióticos para eliminar la infección bacteriana, aunque los medicamentos como antiinflamatorios y analgésicos también pueden ser recetados para ayudar a disminuir el dolor y la incomodidad de la infección.

Algunas opciones habituales de tratamiento son:

  • Antibióticos

  • Analgésicos

  • Hidratación

  • Evitar irritantes

  • Utilizar sistemas de recolección menstrual libre de tóxicos.

  • Orinar después del coito

  • Modificaciones en la actividad sexual.

Tratamiento de la cistitis postcoital

Qué tratamiento existe para la cistitis.

¿QUÉ RELACIÓN PUEDE TENER EL SUELO PÉLVICO CON LA CISTITIS POSTCOITAL?

Cuando se desarrolla una cistitis, las estructuras del suelo pélvico, la uretra, la vejiga, los músculos de la zona y las fascias pueden aumentar su tensión y generar dolor. Si esta infección se resuelve puede que la tensión también disminuya.

El problema aparece cuando existen cistitis de repetición. En este caso, las estructuras se quedan hiperactivadas y, al menor síntoma de inflamación sin que haya infección, nos puede hacer pensar que la infección existe, “ya conozco estos síntomas”. Dicho de otro modo, la hiperactividad de los músculos que están presentes en el suelo pélvico y rodean a la vejiga o a la uretra, pueden ser los responsables de los síntomas físicos igual que si estuviéramos sufriendo una infección real. Estamos sensibilizados, pero no hay infección.

En este caso, la fisioterapia del suelo pélvico puede ayudar muchísimo a mejorar los síntomas de la cistitis postcoital. Técnicas como la movilización y liberación de los tejidos del suelo pélvico y la neuromodulación del tibial posterior, son técnicas útiles para el tratamiento del dolor y la sintomatología asociada a una cistitis postcoital.

Igualmente recordar que debemos asegurar que el cultivo sea negativo.

Suelo pélvico y cistitis

El suelo pélvico y la cistitis.

¿QUÉ PUEDO HACER EN CASA PARA MEJORAR LOS SÍNTOMAS DE CISTITIS POSTCOITAL?

Existen algunos remedios caseros que pueden ayudar a mejorar los síntomas asociados la cistitis postcoital:

  • Puedes aplicar calor en el área abdominal para aliviar el malestar. Coloca una almohadilla térmica, una botella de agua caliente o una bolsa de semillas en la parte inferior del abdomen para aliviar el dolor pélvico asociado con la cistitis postcoital.

  • Algunas frutas, como los arándanos, contienen propiedades antibacterianas que pueden ayudar a prevenir y tratar las infecciones del tracto urinario.

  • El consumo de probióticos para mejorar el equilibrio bacteriano es clave para el tratamiento de la cistitis postcoital. Consumir alimentos ricos en probióticos, como el yogur natural, puede ayudar a restablecer el equilibrio de bacterias saludables en el tracto urinario.

  • Los baños de asiento con agua tibia y tomillo pueden proporcionar alivio temporal del malestar y la irritación en la zona genital.

  • Existen además algunos suplementos naturales específicos para el tratamiento de la cistitis postcoital como por ejemplo la D-Manosa.

Recuerda que estos remedios caseros pueden proporcionar alivio sintomático, pero no sustituyen el tratamiento médico adecuado, en caso de ser necesario.

Tratamiento cistitis

Mejorar sus síntomas es posible.

¿Y QUÉ HAY PARA PREVENIR LA CISTITIS POSTCOITAL?

Prevenir la cistitis postcoital es fundamental para aquellos que experimentan este trastorno de manera recurrente. Un pipi después de las relaciones sexuales, tal y como te he comentado anteriormente, puede ayudar a eliminar las bacterias de la uretra y reducir el riesgo de inflamación de la vejiga.

Igualmente, hay que analizar caso a caso y averiguar por qué el cuerpo no es capaz de evitar esta infección. El estrés, la alimentación, el uso de medicación, la falta de luz solar, el sedentarismo, son diferentes factores claves para potenciar la salud de tu sistema inmunitario y dar la energía suficiente para que el cuerpo pueda protegernos de manera natural y evitar así la infección.

BIBLIOGRAFÍA

  • American Academy of Family Physicians. (2015). Urinary Tract Infections in Adults.
  • Hooton, T. M., Bradley, S. F., Cardenas, D. D., Colgan, R., Geerlings, S. E., Rice, J. C., ... & Saint, S. (2010). Diagnosis, prevention, and treatment of atheter-associated urinary tract infection in adults: 2009 International Clinical Practice Guidelines from the Infectious Diseases Society of America. Clinical Infectious Diseases, 50(5), 625-663.
  • Foxman, B. (2014). Urinary tract infection syndromes: occurrence, recurrence, bacteriology, risk factors, and disease burden. Infectious Disease Clinics, 28(1), 1-13.
  • Hooton, T. M. (2012). Uncomplicated urinary tract infection. New England Journal of Medicine, 366(11), 1028-1037.
  • Stapleton, A. E. (2016). Urinary tract infection pathogenesis: host factors. Infection and Immunity, 84(2), 422-431.
  • Nicolle, L. E. (2001). Asymptomatic bacteriuria. Current Opinion in Infectious Diseases, 14(1), 71-76.
  • Todas las imágenes de este artículo han sido diseñadas y creadas por Diversual y no podrán usarse sin consentimiento previo.

¿Te ha gustado? Recibe contenido similar en tu correo.


Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional Todo el contenido de este artículo pertenece a Diversual y tiene una licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional. Para usar el contenido es necesario nombrar a la fuente con un enlace.

Irene Fernández
Irene Fernández

Irene Fernández, nacida en Palma de Mallorca, se diplomó en Fisioterapia por la E.U. Gimbernat (UAB) en 2004 y se graduó en Fisioterapia por la Universidad de Salamanca (USAL) en 2012. Especializada en Psiconeuroinmunología clínica y evidencia científica por Regenera (2014). Máster Oficial en Nutrición Humana y Salud. Especializada en Fisioterapia Uroginecológica, Obstétrica y Fisiosexología. Ver más.

Pregunta a la sexóloga

Blog