Higiene íntima | Consejos a tener en cuenta

Higiene íntima | Consejos a tener en cuenta

|

La higiene íntima a veces es la gran olvidada de la higiene en general, y es que son muchas las dudas que pueden pasar por tu cabeza cuando te pones a ello. El desconocimiento unido al pudor por preguntar puede hacer que sea peor el remedio que la enfermedad y provoquemos sin darnos cuenta situaciones que pueden interferir en que nuestros genitales estén en su estado óptimo.

Tu higiene íntima merece una atención especial en tu higiene diaria.

Sigue leyendo, porque en este artículo vamos a intentar resolver todas las dudas que puedas tener en cuanto a higiene íntima para ayudarte con tu rutina de limpieza a partir de ahora.

Higiene íntima correcta

Aprende a lavar tu zona íntima de forma adecuada, ¡te contamos cómo!

QUÉ DEBES HACER

Es probable que no sepas realmente qué debes hacer en cuanto a la higiene de tu vulva (o pene), pero ¡no te preocupes! Es algo completamente normal y no podemos saber algo que nunca nos han explicado.

Si tuviésemos que resumir la higiene íntima en una expresión te diríamos que recordases estas 3 palabras: menos es más. Y no, no te estamos invitando a ser menos limpix... Sino que quizá no lo sepas pero la vulva ya actúa por sí misma como una barrera que te protegerá del exterior, mientras que la vagina tiene su propio mecanismo para mantenerse limpia por dentro. Por eso menos es más, porque seguramente necesites mucho menos de lo que pensabas para mantener una correcta higiene íntima.

¿Lo estaré haciendo bien…? ¿Debo de usar esto o será peor…? ¿Me he quedado cortx o quizá me estoy pasando? Son dudas que todxs podemos tener alguna vez.

No te preocupes, vamos a darte unas pautas para saber mejor qué debes hacer en cuanto a higiene íntima se refiere:

  • LAVA SOLO LA PARTE EXTERNA DE TUS GENITALES

    Concéntrate en la zona externa, es decir la vulva, no es necesario que vayas más allá. La zona interna, la vagina, tiene su propio mecanismo para limpiarse por sí misma y eliminar todo lo que no deba de estar en su interior. ¿No es maravilloso el cuerpo humano?

  • UTILIZA LIMPIADORES ESPECÍFICOS O AGUA TIBIA

    No utilices el mismo tipo de gel que usas para el resto de tu cuerpo. A diferencia del resto de la piel, el pH de tu zona íntima es ligeramente más ácido y también cambia con la edad. Un cambio de pH causa que la piel se seque, pierda agua y no pueda formar los lípidos que necesita esa zona. Puedes utilizar un limpiador específico acorde a tu rango de edad y tu pH, pero nuestro consejo es que utilices directamente agua tibia. Así evitarás desequilibrar la flora vaginal y que puedan generarse infecciones. 

  • REALIZA LA LIMPIEZA DE DELANTE A ATRÁS

    Empieza con movimientos que vayan de delante hacia atrás. En caso de hacerlo de la forma contraria puedes arrastrar bacterias de la zona anal sin quererlo. Céntrate en la zona de tus labios, en los pequeños pliegues que se puedan formar, en todos los recovecos y también en la zona que está rodeando tu clítoris. Una vez la zona de la vulva esté limpia ya puedes pasar a la zona anal. Recuerda lavar muy bien tus manos después para no transmitir las posibles bacterias a otras zonas.

  • SÉCATE BIEN

    Después de realizar tu rutina de higiene íntima asegúrate de secarte correctamente, cualquier resto de humedad puede ser un foco de infecciones.

  • UTILIZA ROPA INTERIOR DE ALGODÓN

    Siempre que puedas, utiliza ropa interior cómoda fabricada 100% en algodón. Así te asegurarás de que el tejido transpira correctamente y evitarás cualquier tipo de roce que pueda crear irritación. Piensa que no nos interesa que se acumule humedad en esa zona.

  • ESCOGE EL TIPO DE PROTECCIÓN PARA LA MENSTRUACIÓN MÁS ADECUADA PARA TI Y CÁMBIALA CON FRECUENCIA

    La copa menstrual, los tampones, las compresas, las compresas de tela o braguitas para la menstruación… Sea cual sea el tipo de protección que utilices durante esos días, asegúrate de cambiarla con frecuencia para mantener una correcta higiene.

    Tina limpiadora

    Tina la Vagina sabe muy bien qué hacer en estos casos.

Aunque muchas pasos en cuanto a higiene sean iguales, queremos hacer mención aparte a la higiene íntima para penes.

  • LAVA EL RESTO DE TU CUERPO ANTES

    Si estás en la ducha, empieza lavando el resto de tu cuerpo para poder centrarte por último en la zona genital.

  • UTILIZA UN JABÓN DE PH NEUTRO O AGUA TIBIA

    No uses el mismo tipo de gel que estás usando para el resto del cuerpo, es posible que sea demasiado agresivo y la zona genital es muy sensible. Si no tienes un jabón de pH neutro es preferible que utilices agua tibia antes que usar jabones que puedan provocarte picores o irritación.

  • EMPIEZA POR EL GLANDE

    El glande es la zona que debes limpiar primero, también a su alrededor que es donde más suciedad se puede acumular. Intenta bajar un poco la zona del prepucio y continúa limpiando el resto.

  • SIGUE CON EL TRONCO

    Una vez la zona del glande ya esté limpia, sigue bajando y limpia el resto del tronco del pene con movimientos suaves que vayan en la misma dirección.

  • CONTINÚA CON LOS TESTÍCULOS Y LA ZONA PERIANAL

    Dedica una atención especial a los testículos y a la zona que va desde ellos hasta el ano, conocida como zona perianal. Recuerda limpiar siempre de delante hacia atrás porque la zona del ano es la que más bacterias puede tener y no queremos transferirlas a otras zonas. Recuerda lavar muy bien tus manos después.

  • SÉCATE BIEN

    Siempre que hayas acabado con tu rutina de higiene genital, asegúrate de que la zona está completamente seca. Una zona húmeda o con una mala transpiración es un foco de infecciones y es lo último que queremos conseguir, ¿verdad?

  • LA IMPORTANCIA DE LA ROPA INTERIOR

    Utiliza ropa interior limpia (y seca) cada día, preferiblemente de algodón. Así asegurarás una correcta ventilación y evitarás el riesgo de que las bacterias proliferen.

    Pene higiénico

    El pene también merece una atención especial.

QUÉ DEBES EVITAR

Ya conoces las pautas que debes seguir para una correcta higiene íntima, pero es igual de importante que conozcas aquello que debes evitar. Pon especial atención a estos consejos:

  • Di NO a las duchas vaginales.

    Pueden acabar con la flora vaginal que controla las infecciones. Recuerda que la vagina se limpia sola.

  • Evita las esponjas y otros utensilios.

    La esponja puede acumular gérmenes que no se pueden eliminar, además de provocar roces o irritaciones. Tus propios dedos serán suficiente.

  • No utilices el mismo gel que para el resto del cuerpo.

    El pH de tu zona íntima suele ser más ácido que el del resto del cuerpo, por eso es importante que no compartas el mismo tipo de gel que usas para el resto del cuerpo, y mucho menos el champú que utilizas para tu cabello.

  • No uses desodorantes íntimos.

    Esto es importante y quizá aún nadie te lo haya dicho, pero no debes obsesionarte con el olor de tus genitales. Tu vulva debe oler a vulva, ni más ni menos, y es un olor completamente natural. Si utilizas desodorantes con ingredientes como el alcohol u otras sustancias puedes irritar sin quererlo tu zona íntima.

  • No utilices protectores todos los días.

    El uso continuado de protectores como salvaslips o compresas, puede aumentar la humedad en tu vulva aumentando así su temperatura y la posibilidad de una infección.

    Tina negando

    Igual de importante es saber qué debes evitar a la hora de tener una correcta higiene.

Infografía higiene

Infografía de higiene íntima

HIGIENE ÍNTIMA EN SITUACIONES ESPECIALES

Tu higiene íntima siempre es importante, pero además hay determinadas situaciones que requieren de una atención especial.

Una correcta higiene íntima antes y después de mantener relaciones ayuda a disminuir el riesgo de infecciones.

  • Si vas a mantener relaciones sexuales:

    Es muy conveniente que realices un lavado de la zona antes y después de las relaciones sexuales siempre que esto sea posible. Mantener una correcta higiene es una forma de que puedas disminuir el riesgo de infecciones.

  • Durante tu menstruación:

    Presta especial atención a tu higiene durante los días de menstruación. Asegúrate de haber elegido el método más adecuado para ti, pero además es muy importante que realices un cambio frecuente de tampones y compresas y un vaciado de la copa cada pocas horas si son los métodos elegidos.

  • Durante el embarazo:

    Durante el embarazo es muy importante mantener una correcta higiene íntima, ya que una posible infección vaginal puede aumentar el riesgo de parto prematuro o de un aborto. Ten en cuenta que durante esos meses el pH de tu piel puede variar, por lo que es normal que notes pequeños picores e irritación incluso.

    Si quieres más información sobre sexualidad y embarazo te recomendamos leer nuestra guía completa de sexo durante el embarazo. 

    Situaciones especiales

    Mantén una correcta higiene íntima también en situaciones especiales.

Tu zona íntima es una zona muy sensible, por eso se merece una atención especial.

Hemos intentado darte unas pautas sencillas para que tenga más claro cómo llevar una correcta higiene íntima. Recuerda siempre que, en cuanto a productos se refiere, menos es más y que nuestro cuerpo es tan sabio que puede gestionarse solo la mayoría de las veces.

Limpiar la zona a diario con poco de agua tibia y tus dedos se convertirá en la forma más sencilla para tener una higiene íntima adecuada, libre de malos olores. Tener una cuidada higiene íntima es el primer paso para una correcta salud genital.

Tina y pene limpios

Ya conoces las claves para una buena higiene. ¡Tu zona íntima te lo agradecerá!

  • Todas las imágenes de este artículo han sido diseñadas y creadas por Diversual y no podrán usarse sin consentimiento previo.

¿Te ha gustado? Recibe contenido similar en tu correo.


Blog