Celos en la pareja | Cómo gestionarlos

Celos en la pareja | Cómo gestionarlos

Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga y sexóloga Rosa Navarro el 7 de marzo de 2023.

Los celos en la pareja son una respuesta emocional compleja basada en una situación que puede ser real o imaginaria. Es una reacción que tenemos al sentir que podemos perder a la persona con la que mantenemos una relación afectivo-sexual.

¿QUÉ SON LOS CELOS EN LA PAREJA?

Los celos son esa emoción que se activa en nosotrxs cuando sentimos que nuestro vínculo con alguien se encuentra en peligro. Sentir celos no es bueno ni malo en sí, lo que puede ser negativo es la forma de gestionarlos. Si esto pasa por conductas de control, vigilancia y chantaje emocional, quizás es momento de sacar una red flag.

En la base de los celos conviven el miedo y el sentimiento de propiedad. Hemos aprendido a través de canciones, series, películas y toda la cultura popular aquello de que si tu pareja tiene celos es porque te quiere con locura. Es casi una prueba de fuego del amor que sentimos hacia alguien.

Pero, la realidad es otra. Detrás de los celos hay una necesidad de recibir atención y sentirse queridx. Además, la persona que siente celos va a experimentar sentimientos que están muy lejos de lo que debería considerarse amor: enfado, tristeza, humillación, rabia…

Los celos pueden ser muy destructivos, y las relaciones de pareja van más de construir, ¿verdad?

Celos, qué son

¿Qué son los celos?

Si ves algunos de los siguientes comportamientos en tu pareja, puede ser una pista de que haya unos celos que no se estén gestionando de forma adecuada:

  • Monopoliza todo tu tiempo.

  • Revisa tu móvil, redes sociales, facturas de móvil y correo electrónico.

  • Explora tu cuerpo en busca de marcas, aromas o restos de maquillaje.

  • Te pide constantemente explicaciones y pruebas de dónde y con quién estás.

  • Se encarga de seguir todos tus movimientos; por sí mismx, a través de amistades o incluso detectives.

  • Te manipula para que cambies planes y, si no lo consigue, te hace sentir mal por ello.

  • Se muestra excesivamente sumisx y cede ante todo lo que tú quieres por miedo al abandono.

  • Desvaloriza a personas que puede ver como “rivales”.

La persona celosa puede intentar disimular explicando que se trata de muestras de amor y preocupación. Ojo también si tu pareja te dice “Solo me preocupo por ti” o “Eres muy importante para mí y por eso me intereso tanto” ante situaciones como las anteriores. Igual es momento de ondear esa red flag.

¿Y qué hay de la persona víctima de estas conductas? Pues puede llegar a adoptar diferentes actitudes, incluso ocultar información o evitar ciertas actividades para evitar enfados y conflictos.

TIPOS DE CELOS EN LA PAREJA

Los celos se manifiestan de formas distintas y cada persona los puede vivir y reaccionar a ellos de forma completamente diferente.

Podemos diferenciar entre celos comunes y celos patológicos. Ambos tienen en común el sufrimiento que siente la persona celosa y el que padecen sus parejas a causa de sus conductas.

  • Celos comunes: son los celos que consideramos “normal” sentir. Ese miedo a que tu pareja te engañe, deje de quererte o se esté burlando de ti.

  • Celotipia o celos patológicos: la vida de la persona gira en torno a los celos y esto genera un sufrimiento extremo. Se convierte en un trastorno y puede llegar a provocar delirios y alucinaciones.

CAUSAS DE LOS CELOS DE PAREJA

Los celos de pareja incluyen dos ingredientes: el miedo a la pérdida de un vínculo afectivo o sexual y la presencia de alguien que pone en peligro ese vínculo.

Los motivos que nos llevan a sentir celos pueden ser diferentes:

  • Ideas irracionales sobre las relaciones de pareja.

  • Haber vivido una infidelidad y no haberla superado.

  • Sentimientos de inferioridad e inseguridad.

  • Idea de propiedad de la pareja.

  • Dependencia emocional.

  • Baja autoestima o inmadurez.

Por qué ocurren

¿Por qué hay celos en pareja?

En la mayoría de casos, los celos son injustificados y están alimentados por los pensamientos que elaboramos en respuesta a una amenaza que creemos totalmente real.

Recuerda que los celos son una respuesta emocional que tiene como núcleo el sentimiento de propiedad. Sentimos ansiedad cuando vemos (o creemos ver) la posibilidad de que la pareja deje de prestarnos atención o la amenaza de que nos cambien por otrx.

Cuando experimentas celos pueden invadirte pensamientos que van a reforzar esa inseguridad y generarte mucho malestar:

  • “Seguro que ya no me quiere”.

  • “Esto me pasa por fiarme y creer en ellx”.

  • “Me está engañando seguro”.

  • “Me la va a pegar con otra persona”.

  • “Si se va con otrx, no sé qué voy a hacer”.

  • “No soy suficiente y por eso en cuanto aparezca alguien mejor me dejará”.

No te sientas culpable si alguna vez has tenido este tipo de pensamientos. Lo importante es entender de dónde vienen y no dejarte llevar por ellos.

CÓMO GESTIONAR LOS CELOS DE PAREJA

Puedes experimentar celos en la pareja y que eso te motive a cuidar más de esa vinculación afectiva, pero ¡cuidado con que se conviertan en el centro de la relación!

Tanto si eres tú la persona celosa como si lo es tu pareja, ambxs podéis llegar a pasarlo realmente mal. Los celos provocan discusiones, tensión en la relación en incluso pueden afectar al sexo. Y estamos de acuerdo en que nada de lo anterior es agradable, ¿no?

Pero no te preocupes, como cualquier otra emoción, es posible trabajar los celos y aprender a gestionarlos. Te dejamos algunas recomendaciones para aprender a canalizar y modular los celos en la pareja y así evitar conductas que os provoquen un sufrimiento innecesario:

  • Ser conscientes de lo que está sucediendo: es importante entender cómo nos estamos sintiendo y ser capaces de admitir lo que está pasando.

  • Aprender a confiar en unx mismx: trabajar la idea de que nos merecemos amor y que si alguien está a nuestro lado es por propia voluntad.

  • Replantear los pensamientos: identificar pensamientos negativos recurrentes puede servir para saber cómo nos afectan y así intentar gestionarlos.

  • Usar estilos de comunicación asertivos: hablar de forma clara y honesta, sin miedo a decir cosas que puedan sentar mal, siempre con actitud constructiva.

  • Practicar la empatía y ponerse en el lugar del otrx: escuchar y validar los sentimientos de ambas partes, sin minimizarlos ni quitarles importancia.

  • Establecer límites claros: pactar acuerdos sobre lo que aceptamos y lo que no.

  • Reforzar la vida en pareja: alimentar la relación compartiendo momentos de intimidad y siendo un punto de apoyo del otro.

  • Buscar ayuda especializada: acudir a terapia puede ser necesario para trabajar autoestima, seguridad y pensamientos que no somos capaces de controlar.

Recuerda que, si eres celosx, tengas o no motivos para serlo, controlar la vida de la otra persona no debe ser nunca la solución a eso que estás sintiendo. Al fin y al cabo, mantener una relación afectiva es algo voluntario y uno de los pilares debe ser la confianza en la pareja.

Eso sí, confiar no quiere decir que la otra persona conozca todo de ti. También tienes derecho a trazar límites y conservar tu propia parcela íntima, forjando así una relación sana basada en la empatía y el respeto.

Gestión de celos

No dejes que los celos tomen el control de la relación.

Aprender nuevas dinámicas y formas de reaccionar ante los celos lleva algo de tiempo y esfuerzo, ¡pero es posible!, así que tómatelo con paciencia. Se pueden crear cimientos sólidos en nuestra autoestima que no se basen en la idea de exclusividad o propiedad. Esto también forma parte de la responsabilidad afectiva y de la construcción de relaciones afectivo-sexuales responsables y satisfactorias.

Cuando quieres a alguien puedes sentir celos, pero si no los experimentas no tienes por qué preocuparte, eso no significa que no quieras a esa persona. Cada pareja y vínculo afectivo es diferente y tanto sentir celos como no es totalmente válido.

Si crees que los celos están tomando el control de tu relación y son fuente de discusiones y conflictos, lo mejor es que trabajéis juntxs para aprender a identificarlos y, sobre todo, saber gestionarlos.

Tomar el control de la relación

Gestionar los celos es posible si sabes cómo.

BIBLIOGRAFÍA

  • Jankowiak, W. Romantic Passion: A Universal Experience? 1995.
  • Martínez J. M. Celos: Claves para comprenderlos y superarlos. Grupo Planeta. 2013.
  • Esclapez, M. Me quiero, te quiero. Barcelona: Bruguera. 2022.
  • Todas las imágenes de este artículo han sido diseñadas y creadas por Diversual y no podrán usarse sin consentimiento previo.

¿Te ha gustado? Recibe contenido similar en tu correo.


Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional Todo el contenido de este artículo pertenece a Diversual y tiene una licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional. Para usar el contenido es necesario nombrar a la fuente con un enlace.

Rosa Navarro Sánchez
Rosa Navarro Sánchez

Psicóloga y Sexóloga colegiada CV16938. Licenciada en Psicología por la universidad Miguel Hernández de Elche y Máster en Salud Sexual y Sexología Clínica en la UNED. He realizado cursos de Sex Coaching y Terapias Sexuales por la UMH y especialización en Sexualidad positiva. Ver más.

Pregunta a la sexóloga

Blog